Los afectados por Hidrosogamoso ganaron una batalla

Rio Sogamoso

Antecedentes del proyecto Hidrosogamoso 

Desde la década de los 60, el Estado Colombiano avizoraba la posibilidad de construir una hidroeléctrica en los causes del Río Sogamoso, aprovechando su gran caudal hídrico para la generación de energía. Desde ese primer momento el proyecto fue promocionado por los políticos locales y empresarios nacionales e internacionales como una mega obra que traería prosperidad y progreso para la región. Nunca se tuvo en cuenta la opinión y menos la participación de los pobladores, que iban a ser impactados por la construcción de esta hidroeléctrica, en esa decisión. 

Después de 40 años y una vez realizados los estudios pertinentes, el Ministerio de Ambiente, mediante la Resolución 0476 del 17 de mayo de 2000, otorgó Licencia Ambiental a la empresa ISAGEN S.A. E.S.P., con el propósito de llevar a cabo la ejecución del Proyecto Hidroeléctrico Sogamoso, en la región nororiental de Colombia, más exactamente en el departamento de Santander sobre la Cordillera Oriental. 

La hidroeléctrica represó las aguas del Río Sogamoso, lo que implicó la inundación de cerca de siete mil hectáreas, afectando los Municipios de Betulia, Girón, Zapatoca, San Vicente de Chucurí, Los Santos y Lebrija, Puerto Wilches, Barrancabermeja y  Sabana de Torres. Sin mencionar las comunidades aguas abajo del proyecto. 

Impactos ambientales y sociales  

En la cuenca baja del Río Sogamoso y del río Chucurí, la riqueza íctica y los humedales potenciaron el comercio pesquero, que incentivó y movilizó muchos habitantes, quienes finalmente se asentaron allí. Igualmente, los colonos agricultores alternaban sus labores tradicionales con las actividades pesqueras.  Este reciente poblamiento en las laderas del río, también es producto de los procesos de violencia y exclusión de los derechos por la tierra. En efecto, el Río y sus ecosistemas asociados (bosques, playones, islotes, humedales, entre otros) han representado la única fuente de subsistencia de pobladores que, en muchos casos, llegaron allí huyendo de la guerra y el hambre.  

La llegada del proyecto hidroeléctrico y la alteración de los servicios ecosistémicos del Río Sogamoso limitó el desarrollo de la pesca y la agricultura, produciéndose con ello una afectación no solo a su alimentación tradicional, sino también al acceso de otros productos de la canasta familiar, los cuales se podían adquirir por el intercambio comercial de los pescados que brindaba el Río Sogamoso.  

Con el llenado de la represa, se perdió la posibilidad de producir alimentos agrícolas, en las más de siete mil hectáreas de tierras afectadas, que brindaban la posibilidad al consumo local y nacional.  Además, se creó un inmenso espejo de agua en la zona inundada por el proyecto, causando la muerte de muchos animales  y el daño a los cultivos. Igualmente, los pobladores han percibido variaciones en el microclima de la zona, lo que puede ocasionar la inutilización de la tierra, y en consecuencia, la afectación a sus actividades económicas de subsistencia.  

En vista de los impactos causados, desde el año 2009 las comunidades afectadas por el proyecto de Hidrosogamoso decidieron organizarse y crear el Movimiento Social en Defensa del Río Sogamoso, como una plataforma para la defensa del territorio y de los ríos. Esta organización realizó movilizaciones, plantones y protestas para visibilizar los problemas, y denunciar al Estado y a ISAGEN por los daños causados. Pero el Estado en lugar de atender a las comunidades, las criminalizó, las  estigmatizó y las reprimió. Prueba de lo anterior, son los seis casos de desaparición y homicidios que se registran sobre miembros de este movimiento. 

Por otro lado, el día 08 de junio de 2014, producto de un error técnico en el  cierre de las compuertas para el llenado de la represa de Hidrosogamoso, se obstruyó en su totalidad el caudal del Río Sogamoso, impactando negativamente el recurso íctico de dicho afluente. Lamentablemente, ni la empresa ISAGEN ni la A.N.L.A, decidieron aceptar responsabilidad en la tragedia ambiental, a pesar de que reconocieron la existencia de la falla técnica.  Debido a este ecocidio, el Movimiento Social en Defensa del Río Sogamoso decidió cualificar sus procesos de exigibilidad instaurando una acción popular. Esta demanda fue admitida por el Tribunal Administrativo de Santander el día 2 de Septiembre de 2014. 

Mientras tanto la situación ambiental en vez de mejorar se agravó, debido a que los procesos de eutrofización de la capa vegetal inundada por el agua del embalse, generaron la aparición de olores nauseabundos que afectan derechos constitucionales a la comunidad, como la tranquilidad, el goce de un ambiente sano y la salud pública. Esta circunstancia fue el detonante para que diversas familias decidieran declararse desplazadas, permaneciendo  frente a la Gobernación de Santander desde el 18 de marzo hasta el 10 se septiembre de 2015. 

Acuerdos entre la comunidad, ISAGEN y la Gobernación de Santander

En el trascurso de los seis meses de desplazamiento y resistencia en el Parque García Rovira frente a la Gobernación de Santander, se realizaron diversas reuniones entre las comunidades que hacen parte del Movimiento Social en Defensa del Río Sogamoso, la Gobernación de Santander y la empresa ISAGEN S.A. E.S.P, con el propósito de solucionar  las exigencias de la comunidad sobre reubicación y reparación integral por los daños ambientales causados por la implementación del proyecto hidroeléctrico.

En estas negociaciones, ISAGEN, de manera reiterada se negó a aceptar responsabilidad en cualquier daño ambiental, económico y social causado a las comunidades. Para la empresa la pérdida del recurso íctico y de las actividades económicas de subsistencia de la población, son consecuencia de fenómenos naturales y de las malas prácticas de los pescadores en el ejercicio de su actividad pesquera. Según lo manifestado por el señor Ricardo Sánchez integrante del Movimiento Social y delegado en las negociaciones: “Esta postura es rechazada por las comunidades, ya que ha sido la empresa ISAGEN la causante de la perdida de nuestro trabajo y de nuestro Río Sogamoso”.

Cuando ya se estaban perdiendo las esperanzas de concretar un acuerdo por vía administrativa, la empresa ISAGEN y la Gobernación de Santander decidieron comprometerse a entregar a la comunidad, previa conformación de una Asociación Comunitaria, un predio por valor de Quinientos Millones de Pesos ($500.000.000), con el propósito de que se implementen los proyectos productivos agrícolas y agropecuarios que serán gestionados por la Gobernación de Santander. Este acuerdo como lo afirma a continuación la delegada por las comunidades Claudia Ortiz fue acogido por el Movimiento Social como un avance para la recuperación de su autonomía económica: “Aunque no fue posible la reubicación de las familias, iniciamos con un proceso que antes no teníamos para empezar a generar ingresos y que la gente permanezca en el territorio, pues algunos de ellos ya se estaban desplazando”. No obstante, como la Empresa ISAGEN S.A. E.S.P en estos acuerdos se negó a la reubicación de las comunidades y no se declaró responsable por los daños ambientales que se han ocasionado al ecosistema, el debate sobre estos aspectos será resuelto en los estrados judiciales en el marco de la acción popular instaurada ante el Tribunal Administrativo de Santander.

 

Las comunidades afectadas, conformaron y legalizaron una Asociación Comunitaria, denominada “ASOCHOCAS”, en honor al pescado que más ha resistido el impacto ocasionado por este proyecto. Se espera que este 23 de octubre en las instalaciones de la Defensoría del Pueblo Regional Santander, se lleve a cabo la primera mesa técnica entre los actores del acuerdo para trazar la hoja de ruta que permita hacer efectivos los compromisos asumidos por las partes.  

Share this article

Acerca del Autor

Hernan Alberto Morantes

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.