Junta Directiva Sintraisagen

Junta Directiva Sintraisagen

Monday, 19 October 2015 19:00

Los riesgos de la venta de ISAGEN

 

El pasado 10 de septiembre de 2015 la Sección Cuarta del Consejo de Estado decidió resolver a favor del gobierno tres de las demandas que allí cursaban y que pretendían evitar la venta de ISAGEN. El Consejo de Estado falló a favor del gobierno y levantó la medida cautelar que había dictado desde mayo, dándole vía libre al ejecutivo para vender al capital extranjero la participación accionaria que la nación posee en ISAGEN. Todo lo anterior a pesar de las evidencias que se señalaban en las demandas sobre la inconveniencia económica, política y social que esta venta representa para el país y la sociedad. 

ISAGEN S.A. E.S.P., es una empresa de servicios públicos mixta, cuyo objeto principal es la generación y comercialización de energía eléctrica. Está constituida en forma de sociedad anónima y su mayor accionista es la Nación, con una participación de 57,61%, seguido de Empresas Públicas de Medellín con un 13.14%, algunos Fondos de Pensiones con un 12,32%, accionistas extranjeros con un 7,17% y un grupo de accionistas minoritarios (cada uno con menos del 1%) con un 9,75%.

ISAGEN opera seis hidroeléctricas y una planta térmica. Posee una capacidad instalada total de 3.032 MW distribuidos en 2.732 MW hidráulicos y 300 MW térmico, y con una disponibilidad de sus plantas de generación superior al 93%. Es la segunda generadora en capacidad instalada de Colombia. En el 2014 contribuyó a satisfacer la demanda de energía de Colombia en un 16,69%. Atiende clientes comercializadores que suministran energía al mercado regulado y a consumidores representados en su mayoría por la gran industria. Es uno de los principales agentes de la Bolsa de Energía y es el representante de la interconexión eléctrica con Venezuela a través del circuito Cuestecitas-Cuatricentenario.

Posee alrededor de sus centrales 23 mil hectáreas de bosques y espejos de agua. En sus predios se trabaja por la conservación y protección de 146,4 km2 (14.641 ha) de coberturas boscosas, y desarrolla procesos de restauración por medio de los programas bióticos, de los Planes de Manejo Ambiental e inversión complementaria (voluntaria). Allí se albergan especies de fauna y flora que en su mayoría corresponden a especies nativas, algunas con un grado de amenaza de extinción. Además, en sus embalses concentra 5.300 millones de metros cúbicos de agua; convirtiéndola en la mayor reserva de energía del país. ISAGEN es una empresa de alta capacidad técnica, y es estratégica para el país en el campo energético.   

El mercado eléctrico nacional de Colombia es oligopólico, pues más del 70 por ciento de la generación de energía lo hacen tan solo 4 empresas, de las cuales Empresas Públicas de Medellín e ISAGEN generan el 43% de la energía de Colombia. Históricamente, las empresas del sector público o con capital mayoritario del Estado fueron las únicas que aseguraron la expansión del sector para atender la demanda del mercado nacional, hecho comprobado durante la subasta de asignación de energía firme en 2008, cuando las empresas del sector público representaron el 70% de esas asignaciones. 

ISAGEN, en su portafolio de energías renovables cuenta con proyectos de energía hidroeléctrica, geotérmica y eólica.  Actualmente se adelantan estudios técnicos y ambientales para establecer la factibilidad de los proyectos hidroeléctricos Samaná (Caldas), Cañafisto (Antioquia), Piedra del Sol (Santander), Patía (Nariño), Andaquí (Putumayo) y dos proyectos hidroeléctricos en Perú, con una capacidad total estimada de 3.500 MW, así como estudios de identificación de nuevos proyectos en distintas cuencas del país.

Los resultados económicos de ISAGEN refuerzan la idea de que el Estado puede ser un gran administrador de los recursos, los mismos que al quedar como excedentes y ser públicos, se invertirían nuevamente en los ciudadanos. Los dividendos proyectados a pagar a la nación, entre 2015 y 2019, son de aproximadamente en 1.5 billones de pesos. La utilidad neta en el 2014, fue de 436.583 millones de pesos. 

Como consecuencia de la privatización, los grandes proyectos que ISAGEN tiene como plan de expansión, necesarios para la atención oportuna y eficiente de la demanda de energía del país, no se llevan a cabo en el tiempo que esta demanda lo requiera, se estrecharía la brecha entre la oferta y la demanda, con lo que presionaría el alza de tarifas eléctricas perjudicando directamente a las comunidades, se podría incluso retroceder a las épocas de los racionamientos, ante la poca oferta. 

Con la privatización de ISAGEN, se rompería el equilibrio en el tratamiento de las variables, ambiental, social y la rentabilidad de las inversiones, lo que iría en detrimento de las comunidades y la justicia social. Atentará además contra la conservación y protección de recursos como el agua, los bosques, las cuencas, la biodiversidad y las miles de especies animales que se hallan a lo largo de las 23 mil hectáreas (entre bosques y espejos de agua) y los más de 5.300 millones de metros cúbicos de agua que están bajo el cuidado de la empresa.

Esta privatización llevaría a la pérdida de soberanía, pues se entregan recursos vitales que hasta hoy han sido controlados por el Estado, máxime que son empresas extranjeras las que obtendrían la mayoría accionaria, cuyo interés se centra casi con exclusividad en la rentabilidad; se pone en peligro no solo la prestación eficiente, racional y sostenible del servicio público de energía eléctrica, sino también el bienestar común de los colombianos, porque los intereses particulares nunca van de la mano de los públicos. 

 

La venta de ISAGEN, constituye un detrimento patrimonial al Estado, por la subvaloración que se hace de la empresa, es decir que se venderá por debajo de su valor real; Los recursos provenientes se utilizarían para alimentar el Fondo Nacional para el Desarrollo de la Infraestructura (FONDES), que servirían para financiar a los concesionarios privados en la construcción de vías 4G en las etapas de mayor riesgo, con amplios plazos de gracia y a largo plazo una baja tasa de interés; lo cual hace que el gobierno cambie un valioso y estratégico activo de la Nación para crear instrumentos financieros, lo cual desvirtúa lo dicho por el Ministro de Hacienda de cambiar un activo por otro. 

 

Su venta iría para subvencionar la infraestructura vial nacional, lo que se convierte en un riesgo para el país, pues este es uno de los sectores donde más corrupción se presenta, como lo demuestran muchos casos referenciados en los medios de comunicación. Igualmente, se estaría cambiando un activo rentable para la nación por una incertidumbre muy alta en términos de desarrollo. 

 

Otro problema, son los latentes riesgos por la existencia de varios procesos jurídicos en contra de la venta sin resolverse aún (las dos acciones populares en el Tribunal Administrativo de Cundinamarca y una demanda de nulidad ante el Consejo de Estado), lo cual podría traer graves consecuencias para el país si se fallan en contra del gobierno y la venta ya se ha hecho efectiva. 

 

La privatización de ISAGEN es otro golpe a la confianza que exigen los procesos de diálogo que se adelantan con las insurgencias, y especialmente a las condiciones económicas, sociales y políticas que se requieren en un escenario de pos-acuerdo.

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.