×

Warning

JUser: :_load: Unable to load user with ID: 62

(19)

Se ha vuelto lugar común decir u oír decir que el país está pasando por la peor temporada invernal de los últimos años. Los medios masivos a diario cuentan por miles los damnificados producidos por las lluvias en todas las regiones del país. Lo que nunca se había escuchado es que el ejército sirviera para controlar este fenómeno, producto del maltrato al que la voracidad capitalista ha sometido al planeta.

 

Pocas personas saben que en la República Bolivariana de Venezuela una campaña de alfabetización puso fin al analfabetismo. Hoy, por muy alejada que la sociedad agraria e indígena viva de los centros urbanos, sabe leer y escribir. La educación ahora se imparte en 38 idiomas indígenas, con sus respectivas publicaciones y literatura. La lengua oficial ya no es sólo el español, que durante 175 años se impuso excluyente, hasta tal punto de hacer desaparecer varios idiomas indígenas y, con ellos, su cultura, historia y tradiciones. El ministerio de educación y cultura, por ejemplo, repartió gratis 25 millones de libros de diversos títulos y temáticas. Ahora con la revolución, la literatura siempre tendrá un papel muy importante en la vida espiritual de los venezolanos. Estos logros trascendentales de la revolución bolivariana no son dados a conocer por la prensa de la oligarquía.

Progresos en la educación
La educación ha incorporado a millones de venezolanos que estaban excluidos de ella. Los niños, a partir de un año, reciben educación preescolar. El gobierno bolivariano asume la responsabilidad estatal de su educación y asistencia pediátrica gratuita. Las escuelas bolivarianas, en las que no se paga nada, albergan niños que durante los gobiernos de las oligarquías no podían pagar matrícula. Son escuelas de educación integral, con almuerzo, meriendas, espacio cultural, deportes, educación básica, dietista, asistencia médica y psicológica. Antes del gobierno del presidente Chávez, de cada 100 niños de edad preescolar, sólo 44,7% podía matricularse y, de estos, la mitad abandonaban su escuela. Hoy se atiende cerca de dos millones ochocientos mil niños.

En 1990 la tasa de escolaridad en la educación básica era de 74,2% y descendió mucho más desde que la oligarquía empezó a cobrar las matrículas en las escuelas públicas y a privatizar la educación. La ley Orgánica de Educación consagrada por el gobierno del presidente Chávez, la cual prohíbe este cobro y frenó el proceso de privatización, ha permitido subir la tasa de escolaridad al 99,3%.

La educación en Venezuela, según la Organización de Naciones Unidas, dispone de un presupuesto que puso un record jamás alcanzado en los países del continente americano. Antes del gobierno de Chávez, por cada 100 estudiantes que egresaban de educación media, 11 ingresaban a la universidad, pero solo 1 alcanzaba a graduarse. Ahora, la revolución bolivariana abrió la universidad gratuita superando la tasa de matrículas de toda Latinoamérica, sólo superada por Cuba.

La Universidad Simón Bolívar alberga 450 mil estudiantes de varias nacionalidades sin pagar un solo centavo. Hay un contingente grande de estudiantes becados en Cuba y otros países, para destacar nuevos cuadros, capaces de conducir la revolución por los difíciles caminos que se transitan durante la consolidación del proceso Bolivariano. El mismo presidente Chávez renunció a su sueldo para destinarlo a pagar becas, incluyendo niños extranjeros, entre ellos, niños colombianos, cuyos padres, gente desesperada, y en busca de alguna esperanza de progreso, huyeron de Colombia hacia ese país. La revolución bolivariana en todos los barrios, pueblitos y caseríos ha creado centros comunitarios con acceso gratis a Internet, con bibliotecas y áreas culturales, de estudios y complejos deportivos.

La Política de Tierra y Vivienda
Documentos videográficos y fotográficos, conservados en el archivo histórico del patrimonio cultural, muestran que antes de Chávez los cerros que circundan el valle de los Caracas y las riveras del Guaire, estaban ocupados con casas de cartón, ahora están reemplazadas por viviendas dignas, pagadas en su totalidad con regalías del petróleo. Y muchos edificios confortables hoy son propiedad de familias pobres. El presidente Chávez acabó con los jueces especializados en lanzar familias humildes a la calle sin futuro en complicidad con la policía para proteger intereses de la oligarquía, dueña del emporio inmobiliario.

La revolución bolivariana ha entregado títulos de tierras a campesinos e indígenas, las mismas tierras que en los gobiernos de los partidos de la oligarquía venezolana, - Acción Democrática- AD- y COPEY -, fueron entregados a invasores venezolanos y extranjeros al amparo del Estado “republicano”, negando a los pueblos indígenas y a la sociedad campesina el derecho a la posesión de sus legítimos y ancestrales territorios. Al mismo tiempo estos invasores y usurpadores sometían a estos pueblos a servidumbre y trabajo forzado en condiciones de esclavismo aberrante. La ley de Tierra promulgada por el gobierno de Chávez, en cambio, no sólo ha entregado a los campesinos y pueblos indígenas suelos fértiles, sino también maquinaria, créditos baratos, semillas, ayuda técnica. Y ante todo, el 100% del mercado garantizado.

Naciones Unidas Reconoce los avances de la revolución bolivariana
Según Naciones Unidas, en el mundo mueren 12 millones de niños al año, 33 mil diarios, por falta de asistencia médica y por desnutrición, pero ninguno es de Venezuela. La Misión Barrio Adentro garantiza servicio médico a la población, que antes moría frente a las puertas de las empresas privadas de salud por no tener dinero para pagar la consulta.

La pobreza general ha venido en “picada”, se ha reducido en más del 88%. La pobreza extrema – cuando una persona no puede satisfacer sus necesidades de alimentación -, fue erradicada para siempre con la asistencia social integral del Estado. En menos de 10 años, el presidente Hugo Chávez logró no sólo frenar el incremento de la pobreza, sino revertirlo y llevarlo al piso. Mientras la pobreza general presenta una disminución mayor del 48%.

El índice de desarrollo humano- IDH- es un indicador medio utilizado por el programa de Naciones Unidas Para El Desarrollo – PNUD -, para medir el desarrollo y la calidad de vida en los países. Este índice se mueve entre 0 y 1 -donde 0 es mínimo desarrollo y 1, máximo- y reúne un conjunto de mediciones, como la tasa de alfabetización, la tasa de escolaridad, la de salud y la de esperanza de vida al nacer. En 1998, según la ONU, y el Instituto Nacional de Estadística de Venezuela, el índice de desarrollo humano allí era de nivel medio 0,77%. En 2008 llegó a 0,92%. En menos de diez años de gobierno chavista subió al nivel alto. Ningún otro país lo ha logrado, ni siquiera la República Popular de China, tampoco Rusia ni Estados Unidos.

La prensa mediática no gusta de los principios Bolivarianos por ser una potencia ética que históricamente ha alzado la voz en aras de la unidad de las naciones y en defensa de los pueblos de América latina. Pero debería decir la verdad. Debería mostrar también los logros sociales de la revolución bolivariana, en vez de concentrarse, como portavoz de la ultraderecha venezolana y mundial, en la explotación de la imagen de Chávez para hacernos creer que se trata de un personaje folclórico, pendenciero y belicoso. Debería la prensa masiva, que tiene todos los medios para hacerlo, y mostrar lo que se juega de fondo para los latinoamericanos en la revolución bolivariana de Venezuela.

Homenaje Mercedes Sosa

Cuentos de Fútbol

En el marco de la fiesta del libro que se realizó el mes pasado en el Jardín Botánico de la ciudad de Medellín, se presentó el libro con los escritos ganadores y seleccionados del concurso “Con la Pelota en La cabeza” que organiza la barra futbolera “Los del Sur”. Los jurados resaltaron de forma especial la cantidad de escritos (más de 600) recibidos y sobre todo su calidad, lo cual deja en evidencia una estrecha relación viviente entre el fútbol y el arte, en este caso, la literatura. Con la autorización de los organizadores del concurso, nos proponemos publicar aquí en las sucesivas ediciones algunos de los cuentos seleccionados por los jurados. En esta edición traemos el cuento ganador.

 

Tumbaítos - Por: Hernando González Rodríguez. 1er puesto Categoría B. (Mayores)

Parecía querer beberse la vida en el pique con que entraba a la cancha. Llevaba adentro el motor: El tumbaíto del piano de Ricardo Ray en Sonido bestial. La cancha lo centripetaba en un impulso de alegría y de anhelo. Era distinto a los viernes de taberna, a ese ambiente calentón que la salsa torea, a la pared en que se recostaba a beber unas cervezas, al baile solo, sin hembra, sin amigos, a pesar de que el antro reventaba de gente. Su pasión se repartía entre esos dos mundos, la salsa y el fútbol, el resto consistía en su anónima semana de obrero. Pero los días volaban en el ansia del partido de los domingos, de ese sprint que lo llevaba de un costado al otro del campo en andas de una felicidad indescriptible. Las mágicas teclas de Ricardo resonaban en su interior, se imbricaban con sus músculos y sus sensaciones. Entonces sentía la ciudad como un sueño placentero que se desovillara perezosamente. Sentía que era posible hallar la dicha en el momento en que la pelota se adaptaba a sus pies y abría riberas a la fantasía y era seguro que la jugada acababa en gol, en triunfo, en celebración. Eran momentos especiales. Sentía que todo se conjugaba, el arte con el balón, el embrujo del piano, la visión de Medellín como una ciudad bonita. Qué disfrute jugar fútbol. Una corriente sensual lo ligaba al entorno. Subía desde la arenilla a sus pies, la sentía como agua represada en el pulso de la multitud en la tribuna, se elevaba hasta la flecha plateada de un avión que cruzaba el azul. Todo era azul en ese instante. Pero era un azul muy distinto al que veía desde el edificio en construcción, arriesgando la vida a treinta metros de altura, el cuerpo molido por la suma de fatigas superpuestas, esperando la hora del almuerzo para engullir la desabrida y menguada coca. La salsa sonando en su radiecito inseparable sazonaba la rebeldía y amortiguaba el hambre.

II
En la entrada de la taberna, cerveza en mano, recostado a la pared, se movía al son de La última rumba, de Henry Fiol, uno de sus temas preferidos, trompeta celestial, y evocaba ese golazo del domingo. Fue en la cancha de grama de la Unidad Deportiva de Belén, en una mañana fresca y clara como una cascada de música. Como un colibrí atolondrado de miel, el balón quedó picando a un paso. Goloso, se le fue con todo y sacó un zurdazo. Entre el impacto del guayo y el zarandeo de la red, el balón describió una curva a lo Falcao en Brasil-Italia en el 82. El arquero la vio pasar, impotente. Lo cantó con una efusión de apoteosis, mientras era cubierto por la avalancha de los compañeros, que se agolparon a felicitarlo. Sintió que podía ir por la vida, ajeno a las trampas del mundo, pertrechado con el recuerdo de un gol. Sólo con eso. El sonido de las bestias rugió en la esquina. La noche parpadeó y en ese instante de suspenso se percibió el cambio de velocidades de la moto. En la máquina de la muerte los sicarios eran como un centauro bicéfalo. ¡Bang, bang, bang! ¡Bang, bang, bang! Era el sonido de las bestias, no las de Ricardo, sino las que llenaban a Medellín de tumbaítos frioleros, tumbaítos que resbalaban en el piso como sordos fardos de hielo, tumbaítos sin posibilidad de levantarse, aunque en el momento de la caída les ataque unas ganas briosas de vivir. Tendido en la acera, embotado, en una realidad sin tiempo, escuchó que decían: “Ah, lo tumbaron. Pa la tumba”. En el ahogo de lo irremediable, se aferró al recuerdo más hermoso, al gol de zurda. Vio otra vez a los amigos corriendo hacia él, rodeándolo, estrechándolo, amparándolo contra el espanto del aire que le faltaba, del aire que se le iba, se iba, se iba… a la red.

 

Con la primera semana de octubre de 2009 empezaron las movilizaciones, la Minga Nacional de Los pueblos, el Foro Social Medellín y en su marco el gran encuentro departamental de servicios públicos y pobreza realizado en el municipio de El Peñol el 5 de octubre. Este encuentro se convertirá seguramente en el evento más concurrido dentro de todas las manifestaciones populares realizadas este mes en el departamento. Al municipio de El peñol, ubicado en el Oriente Antioqueño a unos 60 Km. de Medellín, llegaron más de 2500 campesinos y campesinas, niños y niñas, jóvenes, ancianos; también entre ellos más de 500 pobladores de los barrios de la capital antioqueña desconectados de los servicios públicos domiciliarios. A todas y todos los unía un sentimiento y una lucha: estar afectados por la pobreza implacable y la decisión de confrontar a los responsables de su desgracia.

El equipo departamental de servicios públicos que viene participando desde hace más de tres años en la construcción de un referente social fuerte que discuta y confronte las políticas del gobierno y las grandes empresas de servicios públicos, ha detectado que en la mayoría de municipios del departamento el problema central es la pobreza, superando otros tan graves como la carencia de servicios públicos. Por ello acordó con estas comunidades un encuentro para definir una propuesta y un plan a seguir para exigir al gobierno departamental y a las empresas asentadas en esta región la solución de sus problemas.

Fue un espacio en donde la dignidad de la gente se notaba a flor de piel. La mayoría de ellos había llegado de lugares alejados después de andar muchas horas para luego montarse en las escaleras, como le dicen a las chivas o buses en la zona rural de Antioquia, y lo que más conmovió a los organizadores y a los asombrados espectadores que veían llegar decenas de buses y filas de personas, fue que cada uno, a pesar de su pobreza absoluta, como forma de aporte y solidaridad, llevaba su almuerzo en una “coca”. Ese aporte significó que el evento se pudiera realizar a pesar de la carencia económica y la austeridad.

Cada sub-región socializó con las demás su informe. Se destacó la crudeza con la que los ricos del país y las poderosas empresas les arrebatan los recursos naturales a los más humildes; la pobreza extrema en la que viven todos a pesar de estar viviendo sobre riquezas incalculables; el inmenso número de desconectados de los servicios públicos; la amenaza de privatización que se cierne sobre las fuentes de agua a través de los planes departamentales; los míseros ingresos mensuales que no ascienden ni siquiera a medio salario mínimo, y el cinismo con el que las clases dominantes se apoderan de los negocios que le permitían la sobrevivencia a esas comunidades, tales como la panela, la venta de leche cruda, de carne, el reciclaje de la basura y últimamente la repartición de millonarias sumas de dinero que estaban destinadas a los campesinos más pobres, a reinas de belleza y poderosas familias amigas del presidente y del ministrico de agricultura “uribito”. Se evidenció la voracidad de las transnacionales y la sumisión con la que los gobernantes locales les entregan las riquezas, se señaló a los grandes gremios empresariales y al gobierno central como los directos responsables de planear y ejecutar mediante leyes el despojo. Finalmente, en medio del trabajo en comisiones,  se decidieron unas líneas de plan para desarrollar:

Defender nuestros recursos naturales: Especialmente el Derecho al Agua, rechazar el Plan Departamental de Aguas, presionar a los Consejos Municipales para que no lo aprueben, defender el referendo por el Agua y en otro aspecto exigir una reforma agraria integral.

Defensa y derecho al territorio: Restitución de tierras y retorno integral y digno para la población desplazada. Verdad, justicia y reparación integral para las víctimas de la violencia política. Rechazar las propuestas de las grandes empresas por comprar nuestros predios. En la ciudad, reconocimiento legal del territorio y los asentamientos de las partes altas y las periferias, sin generar deuda o sometimiento económico para las familias afectadas.

Luchar contra las Altas Tarifas y la Privatización de los servicios Públicos: Exigencia de Tarifas mínimas y unificadas para SPD teniendo en cuenta que nuestros territorios son fuente de producción de esos SPD; negarse a pagar el alumbrado público y navideño; exigir energía eléctrica permanente para las comunas y las veredas, aboliendo el servicio de prepago, pues este es un sistema injusto que desconoce nuestros derechos fundamentales y privatiza un bien público, Que los dividendos de las ventas de energía se distribuyan en las comunidades; exigir que en los procesos de planeación y desarrollo sean tenidas en cuenta las comunidades de manera efectiva al momento de plantear proyectos.

Lucha por la defensa y garantía de los derechos humanos: Luchar por el derecho a la vida y demandar al Estado, pues este mandato se está incumpliendo; garantizar de manera inmediata la alimentación y el agua potable gratuita para los centros educativos de las comunas; exigir el derecho a la salud y garantizarlo de manera integral para las personas que habitamos los asentamientos de las comunas; exigir que se creen fuentes de empleo y avanzar en la creación de propuestas autosostenibles; defender la economía campesina como los trapiches paneleros y las economías locales y regionales, garantizando ingresos  dignos para nuestros campesinos y campesinas; realizar una lucha general por mantener las prácticas culturales de nuestras comunidades; fomentar un proceso de cultivos a través de asociaciones o juntas que fortalezcan la creación de empleos para los campesinos.

Construir una agenda regional con objetivos comunes de las comunidades campesinas y urbanas: Crear organización departamental Campesina y Urbano Popular. Sus objetivos deben ser la articulación de los procesos que hoy adelantan las comunidades urbanas y campesinas en materia de servicios públicos como derecho fundamental; el mínimo vital; el derecho al agua, la construcción de proyectos productivos y autosuficientes. Asimismo, se requiere generar un sólido sistema de comunicaciones entre nosotros para trabajar unidos. Que surja un instrumento de trabajo frente a la Propuesta del Movimiento Campesino- Popular, fortalecer los Comités de Servicios Públicos domiciliarios a nivel local y regional con el fin de coordinar acciones, Coordinación y unidad entre las comunidades y las organizaciones sociales. Unión frente a las problemáticas, construir una junta Regional, formar una asociación en defensa de los acueductos comunitarios.

El pasado doce de octubre culminó en Ciudad de Panamá, frente a la sede de gobierno, la caminata indígena y popular por el derecho de los pueblos originarios a permanecer en su territorio, contra las transnacionales mineras y los ganaderos y el gobierno que quieren sacarlos. Los indígenas y campesinos lograron sostenerse y fortalecerse en la marcha, a pesar de los rigores del tiempo y las dificultades que acarrea una caminata de estas, sostenida durante casi un mes, desde el17 de septiembre.

Desde cuando se estableció el Premio Nobel de la Paz, a principios del siglo anterior, no es la primera vez, y seguramente no será la última, que ese galardón se le concede a connotados funcionarios del alto gobierno de los Estados Unidos que, al mismo tiempo, se han convertido en criminales de guerra, tal y como sucedió, para mencionar los casos más emblemáticos, con los presidentes Theodoro Roosevelt (que lo ganó en 1906) y Woodrow Wilson (que lo obtuvo en 1919) y con el Secretario de Estado Henry Kissinger (que lo recibió en 1973).

Page 1 of 3

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.