Porce IV: Las comunidades o los Macroproyectos

Recientemente EPM tomó la decisión de suspender indefinidamente la construcción del proyecto hidroeléctrico Porce IV. Hablamos con Agustín y Euclides, dos dirigentes del Consejo Mayor Comunitario, AZA, que vivieron con sus comunidades los impactos socio-económicos y ambientales que generaron los anteriores proyectos hidroeléctricos, Porce II y III. Ellos nos cuentan que la dignidad de su organización y la lucha por la vida son las que han frenado el proyecto.

 

 

Periferia: ¿Qué es Porce y dónde queda?
Agustín:
Porce es un río que nace en el alto de minas, en Medellín, y llega hasta el rio Nechí, en el bajo Cauca, atravesando los municipios de Barbosa, Yolombó, Carolina, Gómez Plata, Guadalupe, Amalfi y Anorí. El río Porce, dicen, es uno de los ríos más ricos del mundo en oro, la mayoría de sus pobladores son mineros. Pero cuando hablamos de Porce II, Porce III y Porce IV, ya nos referimos es a la cadena de proyectos hidroeléctricos que EPM ha construido y está construyendo en esa región y que son 100% de su propiedad, aunque han sido financiados con créditos de la banca multilateral. Hasta ahora van tres proyectos hidroeléctricos que son: Porce II, Porce III y Troneras o Guadalupe en Don Matías, pero todo eso le cae al río Porce. Porce I no existe porque estaba en una zona semiindustrial en donde las tierras eran muy caras y a EPM le gustan las tierras baratas para poder hacer estos proyectos.

P: ¿Cómo fue el proceso que EPM adelantó para desarrollar los proyectos hidroeléctricos de Porce?
Euclides:
EPM hizo un estudio de impacto, fue y habló con la gente y llegaron a acuerdos; pero esos acuerdos se montaron sobre los datos que recogió EPM, que no eran reales. Cuando se construyó el proyecto Porce II faltaba mucho conocimiento de los mineros sobre lo que se iba a construir en esa zona; además, había un fuerte problema de orden público. De pronto asesinaban a la gente y no se sabía quién. En ese tiempo empezaron a llegar personas que decían trabajar para EPM a tomarle entrevista a los dragueros o a los mineros, entonces a ellos les daba miedo o temor dar los datos completos porque podía ser para asesinarlos o hacerles algo más adelantico. Además, EPM no comunicó a las comunidades claramente lo que se iba a realizar allí. La consecuencia fue que muchas personas fueron desalojadas sin darles nada a cambio porque, según EPM, no estaban en sus bases de datos.

P: ¿Qué impactos han generado estos megaproyectos?
Agustín:
La generación de energía ha sido muy brutal; es una de las formas más antiecológicas que existen en el mundo, dado que el represamiento de un río genera cambios bruscos en el ecosistema, cambia el clima, la vida y la rutina de muchos animales, muchas especies desaparecen. Además, los grandes proyectos hidroeléctricos requieren extensiones de tierra de buena pendiente, que generalmente son las tierras que en Colombia están en manos de los más pobres. Entonces se genera un desplazamiento de población de campesinos y un desarraigo, una desarticulación del tejido social, un cambio de cultura y de costumbres, esos impactos son irremediables y los planes para mitigarlos generalmente son paños de agua tibia, que no alcanzan ni siquiera a garantizar los mínimos vitales de las personas.

P: ¿Por qué dicen ustedes que esta zona es muy conflictiva?
Agustín:
Esta zona ha estado muy impactada por grupos paramilitares y también por otros grupos armados como el ELN. Los investigadores sociales aseguran que casi siempre donde se va a adelantar un gran proyecto, primero pasa la podadora de los paramilitares, como limpiando la zona de líderes, luego llega el ejército y finalmente la gran empresa. En el nordeste, desde los años 90 se han sostenido en todos los territorios, y concretamente en Amalfi y Anori, los grupos paramilitares, que despojaron a los pequeños mineros de sus tierras, se apoderaron prácticamente de todo el río norte, desplazaron a muchas personas y llevaron a cabo muchas masacres.

P: ¿Cómo se afectaron los pequeños mineros con la construcción de las hidroeléctricas?
Euclides:
Prácticamente se estancó la minería en dragueros, barequeros y hasta las retroexcavadoras. Culturalmente se tenían periodos de trabajo según el verano o el invierno. Con las Hidroeléctricas se presenta el fenómeno de las variaciones de niveles de buchas, o sea las subidas intempestivas de agua que genera la represa en su proceso de producción de energía. Esas buchas son muy peligrosas para los mineros artesanales, quienes se tienen que ir y optar por las retroexcavadoras que son mucho más perjudiciales con el medio ambiente. Anteriormente, el invierno se aprovechaba para barequear y utilizar las herramientas fabricadas en verano, todo ese cronograma se acabó con la hidroeléctrica. EPM no ha reconocido esta problemática y estamos en esa pelea para que se reconozca la afectación a todas las personas río abajo, hasta Zaragoza y Nechi.

P: ¿Por qué EPM amenaza con abandonar el proyecto Porce IV?
Euclides:
Porque no han podido hacer lo mismo que en Porce II y en Porce III. Entonces tienen que buscar alguien a quien responsabilizar; como siempre, las comunidades terminamos siendo culpables de todo. En este caso, dicen los medios masivos que el consejo mayor comunitario está aliado con grupos al margen de la ley; EPM dice que somos unos "vivos", que estamos metiendo gente que no era del cañón del río Porce para que ganen plata a costa del proyecto; no quieren aceptar que en las zonas de explotación minera hay gente de todo el país tratando de encontrar la fórmula para salir de pobre y que de ellos dependen muchas familias en todo el territorio nacional.

Han dicho que estas estrategias están auspiciadas por organizaciones internacionales y hasta por la misma guerrilla. Pero lo que les está doliendo es que la gente, a partir de las experiencias de Porce II y III, en donde salieron mal librados, aprendieron la lección y se organizaron y prepararon sus propias bases de datos y en ellas incluyeron a toda la gente que trabaja en la región y que se ve afectada por estas grandes obras y a sus familiares que dependen económicamente de ellos. Claro, el número es mucho más alto que el que tiene EPM, que, como ya dijimos, hizo el trabajo a medias y en un momento en donde la gente estaba temerosa y sin disposición de hablar con extraños. EPM dice ahora que si indemnizan a toda la gente el proyecto es inviable.

P: ¿Creen ustedes que en verdad EPM va a suspender la construcción de Porce IV?
Agustín: No, EPM es una multinacional y su objetivo es la ganancia. Además, los proyectos hidroeléctricos que se adelantan están previstos para alcanzar la meta que se ha fijado el Estado en materia energética para la exportación. Lo que están haciendo EPM y el gobierno, en cabeza del ministro de minas y energía, es suspender temporalmente la construcción mientras la organización de los mineros y los campesinos es reducida, o se cansa o se olvida de la pelea. Para ello la estigmatización ha sido muy fuerte, como ya dijimos. A ellos les duele que nosotros controlemos el territorio, que le preguntemos a los que llegan quiénes son y para dónde van. Pero eso se lo aprendimos a EPM, antes nosotros transitábamos el territorio por donde quisiéramos, íbamos de cacería, de paseo, etcétera, ahora uno encuentra cercas y muros y al que se meta le va mal, porque es propiedad privada de EPM. Ellos si tienen derecho a controlar el territorio, que no era de ellos, entonces nosotros también.

P. ¿Si no hay represa y no hay minería entonces que hacer?
Agustín: Nosotros hoy entendemos todo lo que está pasando en el territorio, por ello nos dimos a la tarea de organizar a todos los mineros, grandes y pequeños; al parecer todos entendieron que eran víctimas de una compleja situación de violencia y pobreza y que había que trabajar unidos. La AZA, no quiere perjudicar a nadie, nosotros pedimos indemnizaciones y compensaciones por los daños causados a la gente y al territorio. Creemos que hay que acabar con el consumismo y la cultura que genera la minería y fomentar el derecho a vivir bien, hemos hablado de zonas de reserva campesina, zonas en donde se viva en paz y se tenga autonomía, soberanía alimentaria y se desarrolle una cultura del buen vivir, con educación, salud y todo lo que necesita el ser humano.

Modificado por última vez el 16/06/2012

Share this article

Acerca del Autor

Olimpo Cárdenas Delgado

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.