En Granada, Antioquia, se van a robar el río Tafetanes

La apropiación de las aguas y los recursos naturales, por parte de empresas privadas y transnacionales, es un tema que se repite por todo el país. Y aunque las comunidades y algunas organizaciones trabajan contra esas políticas estatales, el problema debe enfrentarse con un plan serio y unificado de las organizaciones y la comunidad. Si no se defienden los recursos estratégicos nos van a dejar sin nada, nos van a vender hasta el aire que respiramos. Hay que recordar, por ejemplo, el trasvase del río Guarinó. Hoy nos enfrentamos a la concesión del río Tafetanes en Granada, Oriente Antioqueño.

 

Pacho y otros tres habitantes de Granada se acercaron a realizar alguna diligencia en la alcaldía y fue entonces cuando se dieron cuenta, por casualidad, que en una hoja tamaño carta fijada en la pared se encontraba un edicto que decía: “AVISO CONCESIÓN DE AGUAS”. Ni más ni menos se estaban enterando que la empresa privada HMV INGENIEROS LTDA solicitó en concesión las aguas del río Tafetanes para generación de energía.

Lo primero que hicieron fue sentir indignación, se preguntaron: “¿cómo es posible que vayan a entregar el río Tafetanes, que es como la mamá del pueblo, que nace aquí en Granada y que le da la vida al municipio?” Se trataba del mismo río que le sirve de riego a los agricultores y calma la sed de toda la comunidad, que además embellece el paisaje, que también es una bondad, tal vez la más importante que brinda la naturaleza. Además, estos señores reflexionaron que para ofrecer en concesión las aguas de un río se debería tener en cuenta a sus legítimos dueños, en este caso los habitantes de Granada, por lo menos para indagar qué piensan y cómo van a ser afectados, más cuando el edicto dice que el proyecto pasará por las veredas de El Edén, Malpaso, Los Planes, Quebradona Arriba y Quebradona Abajo.
Por eso, y aunque era semana santa, se dieron a la tarea de informar a la comunidad por medio de la emisora y por radio Bemba, o sea hablando con la gente, y se reunieron y redactaron una carta abierta y la respaldaron con más de 300 firmas y la presentaron como oposición ante Cornare, que es la Corporación Autónoma Regional Rionegro Nare, encargada de darle curso a los procedimientos para concesión y cuidar que cumplan con los requerimientos ambientales dictados por la ley. Pero el representante de Cornare les dió pocas esperanzas, les dijo que él sólo podía atender los requerimientos que la ley establecía en estos casos y que si estaban en orden era muy difícil detener esa concesión. Según dijo, a él también le preocupaba el asunto, pero debía hacer su trabajo como profesional.

Vender y entregar los recursos naturales es legal

En Colombia la estrategia para apropiarse de las riquezas naturales que se encuentran en los territorios y generalmente en manos de los más humildes, no sólo se desarrolla a través del terror de los grupos armados apoyados por el Estado; también el aparato legislativo es una poderosa arma para facilitar la obtención de estos recursos después que se ha utilizado la violencia. Es decir, cuando la organización social o comunitaria ha sido intimidada, mermada o acabada no hay forma de oponerse o resistir ante la concesión de un proyecto y por si acaso se diera resistencia la ley se encarga de negarla y sancionarla.

En el caso del agua y la energía, la ley es cínica. Cómo el mundo está lleno de problemas ambientales y energéticos, entonces a las grandes corporaciones y organismos mundiales como la ONU se les dio por promover la generación de energías alternativas o limpias, que es el mismo perro pero con distinto collar, o sea se destruye y se daña la naturaleza pero más poquito, según dicen. La ley colombiana incentiva esta clase de proyectos y les hace el camino fácil, ni siquiera tienen que consultar a la comunidad afectada y los requerimientos ambientales prácticamente no existen. Pero como los proyectos son costosos, casi siempre el que se queda con la concesión es un agente privado cuyo trabajo es lograr la concesión para después ofrecerla al mejor postor, que casi siempre son transnacionales que utilizan esa energía para la explotación de otras riquezas que se encuentran en el área.

El proyecto que se piensa ejecutar en el río Tafetanes, que no es el único, ni sobre el río ni en el municipio, ni en el departamento, ni en el país, consiste en generar menos de 10 megavatios de energía afectando el río lo menos posible. Sin embargo, el agua hay que represarla sobre el río, luego se abre un túnel de un diámetro de metro y medio y por allí se desvía hacia las turbinas para generar la energía. Posterior a estos procesos técnicos se vuelve a dirigir al río, pero unos kilómetros más abajo. Es decir, el caudal del río sí se afecta por varios kilómetros; pero, según la empresa, en este caso HMV INGENIEROS LTDA, se garantiza que el caudal no se disminuya tanto. Por ser un proyecto “limpio” de menos de 10 megavatios no pagan transferencias al municipio, pero sí reciben subsidios de la ONU y, por supuesto, plata de la venta del proyecto, como se dijo, al mejor postor.

¿Y esto en qué beneficia al municipio y a la comunidad?
Pues esa pregunta la hizo la comunidad de Granada el 8 de abril de 2010, día en que los ingenieros de HMV y el delegado de Cornare se disponían a realizar la inspección del río en las cinco veredas que se afectarían con el proyecto. Ese día llegaron de distintas veredas y del casco urbano decenas de habitantes granadinos a manifestarse en contra de la concesión y fue posible, gracias a esta iniciativa, que se realizara una especie de audiencia pública con todas las partes interesadas. Allí Periferia pudo constatar que nadie había sido notificado de la Concesión; que el alcalde no tenía interés en esa Concesión y era ajeno a ella, que el personero tampoco sabía nada. La respuesta a la pregunta de si el proyecto dejaba algún beneficio para la comunidad fue que el municipio no recibiría un solo peso por entregar las aguas de su río que nace en su territorio. Y es que ni empleo genera un proyecto de esta envergadura.

Las comunidades tienen la palabra

Por esta razón, las comunidades y las etnias en general vienen construyendo un discurso coherente y lleno de argumentos no sólo legales, sino legítimos frente a su permanencia en el territorio, entendido este en toda su integralidad, es decir con toda la vida que allí se encuentra y toda su riqueza natural y cultural. En el caso concreto de las aguas, se ha repetido hasta el cansancio que las guerras del futuro inmediato serán por el agua y por eso las grandes transnacionales y los empresarios más poderosos del planeta adelantan toda clase de trampas para apropiarse de ellas con la complacencia de los gobiernos. Es en este sentido que las comunidades no aceptan otra cosa diferente a la propiedad colectiva y pública del agua por estar en el territorio, y, por tanto, cualquier uso de este recurso deberá pasar primero por un análisis minucioso de la comunidad quien en últimas decidirá sobre su correcta utilización. Aunque la ley no defienda los derechos de la comunidad, serán ellas las que, como siempre, a través de la movilización y la resistencia amparadas en la razón y la vida se impongan ante estas arbitrariedades. Así se dejó planteado en la reunión del 8 de abril de 2010 y en este mismo sentido se avanzará en los foros y las acciones que se impulsarán para enfrentar esta concesión.

Modificado por última vez el 16/06/2012

Share this article

Acerca del Autor

Olimpo Cárdenas Delgado

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.