Movilización de los desconectados

El día 10 de diciembre pasado, los desconectados decidimos salir a la calle para protestar por nuestra condición de vulneración y exigir unas condiciones de vida digna. Vestidos con antifaces y con chirimía abordo, nos tomamos la Avenida La Playa, repartiendo volantes y pegando afiches en los postes, además gritando consignas como: “NO MÁS MISERIA, NO MÁS DESCONEXIÓN, NO MÁS ALTAS TARIFAS, NI PRIVATIZACIÓN”. Todo en señal de inconformismo ante la Alcaldía y las EPM por los alumbrados navideños, ya que allí se invirtieron más de 6.200 millones de pesos, cuando con esta plata se podrían alumbrar más de 20.000 hogares que hoy no tienen luz por falta de pago.

 

Y  es que en Medellín y en el país, en general, se viene presentando una crisis, que se está convirtiendo en un conflicto social muy grave: la desconexión de los servicios básicos a miles de familias. En la ciudad pueden existir por lo menos 200.000 personas sin agua potable, alcantarillado y energía eléctrica, es decir, sin lo mínimo para tener una vida con dignidad. Entre ellas se encuentran aquellas familias que nunca han tenido estos servicios, por problemas relacionados con el acceso (ubicadas en zonas de alto riesgo, asentamientos subnormales o bordes de las quebradas) y los que tienen las redes de EPM, pero no les alcanza para pagar las altas tarifas, debido a problemas como el desempleo y el sub-empleo, que azotan principalmente a los habitantes de los sectores populares.

Por eso la movilización buscaba visibilizar el problema de los desconectados ante la comunidad, consiguiendo llamar la atención de los transeúntes desprevenidos, que en algún momento se sintieron confrontados con el nombre de la acción: “¿Tu qué prefieres, luz en tu casa o luz en la Playa?”

Este tipo de acciones no es algo nuevo ni resultado de la improvisación, es producto de todo un proceso organizativo popular y fruto de un acumulado político y de recreación de las formas de movilización. Esta se constituye en otra de las tantas veces que nos apropiamos de los espacios públicos para exigir servicios domiciliarios dignos y como derechos fundamentales.

Este proceso ha constado de varios componentes: Primero, el acompañamiento permanente a las comunidades. Este se desarrolla a través de visitas domiciliarias a las familias que vienen participando del proceso formativo. Esta es la principal estrategia utilizada, ya que permite una mejor interacción con la gente, mayores niveles de atención y de asimilación de la propuesta por parte de la comunidad. Además de los sancochos comunitarios, que permiten que la población se vaya reconociendo y creando lazos de amistad y solidaridad.

Segundo, la promoción y difusión. Esta se hace a través de la distribución de material producido por las organizaciones que nos apoyan y respaldan, como la repartición de volantes puerta a puerta en los barrios y en sitios estratégicos de la ciudad, las jornadas de estampación, la pega de afiches y calcas en lugares públicos, las ruedas de prensa en sectores que sufren la problemática, los boletines “Red Conexión”,  los videos documentales como: “Penumbras desde la Loma” (2005), “O comemos o pagamos” (2006), “Esto tiene que cambiar” (2007) y “La ciudad detrás de los espejos” (2008), entre otros. La participación en Los programas de televisión: “El Medellín no contado” de Telemedellín y “Sin Rodeos” de Teleantioquia, y los programas radiales “Radio Altair” de la U de A y el “Antimili-radio” de la Red Juvenil. Además, se posee un blog en la internet: www.dexconecta2.blogspot.com.


Tercero, la formación política: Este se hace por medio de talleres y asambleas barriales, cada ocho o quince días, dependiendo de la dinámica de los grupos base. Y por otro lado se incentiva la participación de líderes comunitarios en el diplomado de Servicios Públicos Domiciliarios, que es realizado en alianza con la U de A y otras organizaciones de la ciudad. También cabe mencionar el “Encuentro municipal de desconectados” y los diferentes seminarios de capacitación en exigibilidad de derechos y sobre los efectos del modelo económico neoliberal. Dentro de la formación, también se está generando un proceso investigativo continuo, el cual consiste en poder identificar cuántas familias están o han estado desconectadas, a través de diagnósticos socio-económicos barriales. Y la profundización temática y contextualización permanente de la problemática de los SPD; una muestra de ello fue la publicación del libro: “La desconexión: miseria y exclusión”, en mayo de 2008.

Cuarto, la realización de algunas acciones de presión jurídico-política a la alcaldía y EPM: como la interposición de tutelas, y  de derechos de petición. Además de los pliegos de peticiones y las denuncias públicas. Con esto se ha logrado que el Concejo dedique sesiones a esta problemática y que el Alcalde colocara el tema en el plan de desarrollo, y EPM en sus programas de “responsabilidad social empresarial”. Por otro lado, muchos estudiantes universitarios y estudiosos de lo social han puesto la atención sobre esta problemática. También han sido fructíferas las alianzas con los diferentes sectores sociales de la ciudad, que lograron la realización de la “Audiencia popular de juzgamiento a las empresas prestadoras de SPD en Antioquía”, en el 2007, en conjunto con organizaciones del Oriente Antioqueño. Y la participación en el “Foro Social Medellín” en el 2008, junto con algunos sectores del sindicalismo, de estudiantes, de mujeres y del movimiento por el derecho a la salud.

El último componente, y quizás el más importante, tiene que ver con las acciones movilizadoras, como las marchas y acciones directas. Estas son el resultado del proceso formativo que posibilita que las personas valoren la calle como una forma de exigibilidad, generando opinión pública en su entorno local y de ciudad. Muestra de ello han sido: La toma pacífica a las instalaciones de Caracol Radio, para lograr difundir un comunicado de denuncia. El boicot al programa “Hablando con el Alcalde” (cuando estaba Fajardo), donde con grupos artísticos se abordó el programa de manera sorpresiva y con una excelente preparación, logrando confrontar algunas políticas gubernamentales. La elaboración  de varios murales en distintos barrios de la ciudad y en el Centro. La acción directa: “El desconectado no es un mito” en el desfile de “Mitos y Leyendas”, donde se planteaba que los desconectados son una realidad que se oculta en las comunas populares, mientras se muestra al mundo la cara bella de la ciudad; allí en un acto simbólico se quemaron las facturas de los servicios. También el aguante que se dio en el desfile de Silleteros, con la acción: “En Medellín hay tantos desconectados como flores”; a pesar de que la policía y los organizadores del evento nos sacaran indiscriminadamente, le dejamos la inquietud a la Alcaldía: ¿Dónde queda la SOLIDARIDAD con los desconectados y la COMPETENCIA contra la pobreza? en relación a su Plan de Desarrollo. Además  de la participación hace más de 6 años en la Marcha-Caravana convocada por las organizaciones comunitarias, en el mes de octubre. 

Share this article

Acerca del Autor

Carlos Velaquez

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.