Periferia

Periferia

Saturday, 15 September 2012 17:22

Campesinos de Ituango generan energía ecológica

Una de las dificultades por las que atraviesa el campesinado en Ituango ha sido el acceso a la energía eléctrica. A pesar de la construcción del proyecto hidroituango en su territorio y de que Colombia es un país potencia en generación de ésta energía, muchas veredas cercanas al nudo del Paramillo no han gozado de la electricidad. Pero algunas familias que antes cocinaban con leña ahora lo hacen con biogás. Y no sólo eso: la implementación de bioabonos, a partir de los biodigestores, para sus cultivos, está mejorando la producción. Y la intención es perfeccionar este sistema, y por eso el pasado mes de agosto, entre el 16 y 18 se realizó en el municipio de Ituango, norte antioqueño, el curso Teórico Práctico sobre Agroecología y Energías Alternativas.{jcomments on}

Saturday, 15 September 2012 17:18

Ituango, la guerra contra el pueblo

En las tierras donde se construye Hidroituango, sus pobladores/as se sienten entre la espada y la pared. Han manifestado que se sienten abandonados por el Estado y, cuando éste actúa, lo hace para perseguir y criminalizar. La misma situación generada por los grupos armados, según las comunidades, beneficia al gran capital y asegura el despojo.{jcomments on}

El tema de la paz sigue posicionándose en la agenda mediática y en la opinión pública nacional, casi como único tema de interés. Pero, en realidad, la paz sigue siendo un embeleco. En la mesa de negociación entre el gobierno y las Farc, el presidente no ha sacado la supuesta llave de la paz, con la que amenazó desde los primeros días de su gobierno, porque la verdad es que nunca la ha tenido. Y tampoco la tiene la insurgencia. La llave aún está por fabricarse y el molde lo tiene el pueblo colombiano de a pie, ese que sufre los rigores de la guerra en su vida cotidiana, en su frustración por la opresión y dominación sistemáticas ejercidas contra él por la oligarquía.{jcomments on}

Ya no sabemos hasta dónde puede llegar el cinismo, la cobardía y la corrupción de esta oligarquía; tampoco hasta cuándo resistirá la piel de este pueblo colombiano. Parece inconcebible que lo que pasa en Colombia no genere una reacción digna, espontanea, del pueblo que sufre a diario tanto atropello, tanta injusticia y tanta represión. Pero no es fácil, cuando los grandes medios masivos hacen muy bien su trabajo de lavarle la cara al gobierno, a los empresarios, a los militares y a la élite política, cada que cometen sus crímenes, que es casi a diario.{jcomments on}

La noche del 3 de junio transcurría como una más de tantas, todo era tranquilidad en esta Manizales del alma, donde nunca pasa nada, que se da el lujo de ser, de acuerdo al cirirí de sus gobernantes y de los medios de comunicación, un territorio del “postconflicto”. Pero la realidad, terca como es y tozuda como ella sola, de vez en cuando nos asalta para recordarnos que los hechos hablan por sí mismos. Esa noche dos impactos de bala quedaron registrados contra una de las ventanas de la  sede del Sindicato de trabajadores de la Energía de Colombia (SINTRAELECOL) seccional Caldas.

 

Los artículos editoriales de las más recientes ediciones de Periferia las hemos dedicado a la discusión sobre las posibilidades de una paz real en Colombia. No porque hayamos caído en la moda o en la coyuntura mediática, sino precisamente porque insistimos en que los movimientos sociales y populares no pueden caer en este embeleco mediático; sobre todo porque hoy el tema de la paz es más complicado de lo que fue nunca. Hoy el asunto está atravesado por una escisión de la derecha colombiana que puede avanzar, como lo hemos advertido en estas páginas, incluso hacia un golpe de Estado. Lo que se construye desde la élite política no es un escenario de paz, sino el recrudecimiento de la guerra y la agudización de la represión al movimiento social y popular.{jcomments on}

Friday, 25 May 2012 14:57

Editorial 73. La paz es otra cosa

La posición y actitud del presidente Santos frente a la decisión de su homóloga de Argentina de nacionalizar las acciones que la multinacional española Repsol tenía en la petrolera estatal YPF, lo retratan de cuerpo entero no sólo a él sino a toda la oligarquía colombiana que representa. Si algo ha caracterizado a esta oligarquía es su diligencia arrodillada para entregar las riquezas del territorio colombiano -incluida su fuerza de trabajo- a las multinacionales y a los Estados poderosos.

Friday, 13 April 2012 16:14

Edición 72 Abril 2012

El conflicto armado en Colombia no existe porque a un grupo de campesinos forajidos se les haya ocurrido, de buenas a primeras, organizarse y armarse para atacar al Estado. Eso es lo que quiere hacernos creer la élite económica y política, reproduciéndolo cada vez de forma más impúdica en sus cajas de resonancia: los medios masivos de comunicación. A lo que le apuestan definitivamente es al embotamiento de la memoria. Por eso una obligación, de los medios de comunicación popular y de todos los escenarios políticos construidos por los sectores populares, es la preservación de esta memoria. De ello depende la paz del futuro.

 

Page 18 of 27

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.