Periferia

Periferia

En la pequeña sala de la casa de Parrita, en un pueblo del Oriente Antioqueño, los comensales; la mayoría mujeres, hablaban de todo y al mismo tiempo. Así ocurre todos los domingos cuando la familia se reúne para almorzar, son muchos. Allí debaten, maman gallo, a veces se acaloran en especial cuando irrumpe “la política”.

De tanto en tanto las negociaciones del gobierno con las FARC entran en crisis, casi siempre por las mismas razones: alguna acción militar de la insurgencia contra el Ejército que merodea y ha jurado combatirlas mientras no entreguen las armas. Entonces los medios masivos de comunicación multiplican la voz de la derecha recalcitrante para manipular el sentimiento nacionalista de algunos sectores del país y demandar del gobierno un rompimiento del proceso o endurecimiento de las condiciones. No obstante, con toda la alharaca mediática que busca reducir el proceso de negociaciones a una simple desmovilización de la insurgencia, parece que esta vez las negociaciones llegarán hasta el final, no tanto por la voluntad del gobierno, sino porque lo exige la comunidad interna-cional, acaso en favor de las multinacionales que demandan condiciones más tranquilas para terminar de saquear este país.

universidad-publica

El proceso de privatización de la universidad pública no ha dejado de avanzar desde el momento mismo en que se aplicó la ley 30 de 1994, para adecuar la educación superior a las necesidades del capital internacional en la era del neoliberalismo, bajo la imposición de la OMC. Las 10 mil becas que el gobierno ha destinado para los bachilleres de estratos bajos con mejores pruebas Saber 11° (Icfes) no son más que la estocada para una universidad pública que agoniza. No tienen como propósito facilitar el acceso de los pobres a la educación superior sino todo lo contrario: a través de la transferencia de recursos de la universidad pública a las universidades privadas acelerar el deterioro de las primeras a la vez que debilita la lucha de la sociedad por mantenerlas.

editoria paz

Decir que la paz, tan necesaria y urgente para nuestro pueblo, no se juega solo en los diálogos que sostiene el gobierno con las Farc en la Habana es caer en una verdad de Perogrullo. En lo que no se puede dejar de insistir es en que, hoy por hoy, por fuera de esos diálogos, en Colombia se está configurando un escenario de profundización de la guerra contra los pobres en múltiples dimensiones. Ello se evidencia en el desarrollo agresivo de un modelo económico extractivista y maquilero, que destruye nuestros territorios y hunde en condiciones infames de sobrevivencia a millones de empobrecidos; en la alianza con estructuras narcoparamilitares de la élite política, recurriendo a cualquier mecanismo de enriquecimiento y a cualquier medio para mantener sus privilegios. Pero se evidencia sobre todo en la consolidación de un proyecto antisubversivo y anticomunista sostenido en la doctrina de las fuerzas militares, aprendida como un evangelio en la Escuela de las Américas, y en el aprovechamiento de las estructuras mafiosas como ejércitos paramilitares.

editorialposconflicto

Quince días antes de su posesión para el segundo periodo de gobierno, el presidente Santos ratificó en su cargo al ministro de defensa Juan Carlos Pinzón. Era una forma de tranquilizar a la élite y a toda la derecha de este país mostrándoles que aquí hay mano dura para rato, pues se ha hecho evidente que el ministro frente al proceso de paz camina como rueda suelta y parece más empeñado en mantener el clima de guerra que en preparar las condiciones para la reconciliación. Al día siguiente todos los medios oficiales de este país lo entrevistaron y no faltó la pregunta, aunque hecha como al desgaire, sobre qué iba a pasar con el presupuesto de las fuerzas militares en el posconflicto, pues dado que la guerra llegaba a su fin no tenía sentido sostener uno de los presupuestos en seguridad más altos de América Latina, y un pie de fuerza sencillamente escandaloso. Contrario a lo que pudiera esperarse, el ministro insistió en que el presupuesto ni el pie de fuerza podrían reducirse, pues un Estado fuerte se evidencia en la fortaleza de sus fuerzas militares y en todo caso los “enemigos de la patria” siempre estarán atentos para aprovechar cualquier descuido de la fuerza pública.

Friday, 01 August 2014 15:35

Editorial 97: La sucia mano del rey midas

futbol

Cuenta la leyenda que el rey Midas soñaba con que todo lo que tocara se convirtiera en oro: esa era la imagen de felicidad que lo animaba. Pero cuando al fin su sueño se le cumplió, se convirtió en su mayor desgracia, pues descubrió que el oro no se come y no es posible dormir en una cama de oro, que definitivamente dicho deseo convertía en inservibles las cosas más cotidianas, pero indispensables para la vida. Con todo y la irracionalidad que se expresa en este sueño, sigue representando el mayor anhelo de la sociedad contemporánea, solo que esta vez agenciado por el mercado, que convierte todo lo que toca en mercancía, hasta las expresiones más elevadas del espíritu humano y toda la cultura en general, las artes, la lúdica, el deporte. Y cuando estas actividades son convertidas en mercancía, sufren la misma transformación de los alimentos (en este caso el alimento del espíritu) cuando son convertidos en oro. El pasado mundial de fútbol acaba de darnos una prueba fehaciente de ello.

compartir elecciones2014

Muchos se preguntan hoy como hemos llegado a una situación en que las únicas opciones para elegir presidente de la república estaban entre un candidato de derecha y otro de ultraderecha. Lo peor es que creyendo que de verdad había diferencias de fondo en las propuestas algunos analistas cercanos a la izquierda se animaron a proponernos votar por el candidato de derecha e incluso uno llegó al exabrupto de proponer votar por la ultraderecha.

popular

Colombia se hunde en una crisis política, social, cultural y económica que la élite política es incapaz de ver, y en caso de que pudiera verla sería incapaz de corregir, porque dicha crisis tiene su origen en la exacerbación de la avaricia de esta élite, y su solución demandaría justamente sacrificar dicha avaricia. Así, pues, la crisis se hace visible sólo cuando los sectores populares sacuden su hastío en las calles bloqueando autopistas, tomándose los parques y las plazas para hacernos conscientes de la podredumbre y la miseria en la que vivimos. Por fortuna estas sacudidas son cada vez más frecuentes y sus estrategias más efectivas.

 Apenas empezando la noche del 14 de mayo, el padre Pedro Joya salió de su casa, en la vereda la Montonera del municipio de Carcasí en la provincia de García Robira, Santander, con rumbo a Bogotá, donde aspiraba a participar en un encuentro ecuménico por la paz. Eso le salvó la vida, porque a eso de las 10:00 p.m. llegaron hasta su casa a buscarlo los paramilitares denominados los Rastrojos. Pero, al no encontrarlo, arremetieron contra su hermana, Benedicta Joya Aponte, una anciana campesina, de 75 años, única compañía del padre Joya. La desnudaron, acaso con la intención depravada de abusarla sexualmente, la asesinaron a puñaladas y con su sangre escribieron en la pared el mensaje para el sacerdote: "fuera guerrillo". Luego rosearon el cuerpo con alcohol y le prendieron fuego.

 

Tuesday, 29 January 2013 00:00

Ediciones Anteriores

  EDICIONES ANTERIORES

 instrucciones

Año 2015 

Edición 102

Enero

Edición 103

 Febrero

Edición 104

Marzo

Edición 105

Abril

 Caratula 105

 

  AÑO 2014

Edición 91   Enero

Edición 92   Febrero

Edición 93   Marzo

Edición 94 Abril

Edición 95   Mayo

caratula 91 Caratula 92 Caratula 93 Caratula 94 Caratula 95

Edición 96 Junio

Edición 97   Julio

Edición 98 Agosto

Edición 99 Septiembre

Edición 100    Octubre

Caratula 96

Caratula 97

Caratula 98

Caratula 99

Caratula 100

Edición 101   Noviembre

   
Caratula 101  

 

 

 

 

 

 

 

 Nota: Las ediciones siguientes (2008 - 2009 - 2010 - 2011 - 2012 - 2013)  están en estos momentos en mantenimiento de vínculos. 

           
Año 2008 Año 2009 Año 2010 Año 2011 Año 2012 Año 2013
           
Edición 31 - Julio Edición 36 - Enero Edición 47 - Enero Edición 58 - Enero Edición 69 - Enero

Edición 80 -Enero

Caratula 31 caratula 36 Caratula 47 Caratula 58 Caratula 69 Caratula 80
 Edición 32 - Agosto 2008  Edición 37 - Febrero 2009  Edición 48 - Febrero 2010 Edición 59 - Febrero 2011  Edición 70 - Febrero 2012 Edición 81 -Febrero 2013  
Caratula 32  caratula 37  Caratula 48  Caratula 59  caratula 70 Caratula 81  
 Edición 33 - Septiembre 2008 Edición 38 - Marzo 2009  Edición 49 - Marzo 2010  Edición 60 - Marzo 2011  Edición 71 - Marzo 2012  Edición 82 -Marzo 2013  
Caratula 33  caratula 38 Caratula 49  Caratula 60  Caratula 71  Caratula 82  
 Edición 34 - Octubre 2008  Edición 39 - Abril 2009  Edición 50 - Abril 2010  Edición 61 - Abril 2011  Edición 72 - Abril 2012  Edición 83 -Abril 2013  
 caratula 34 caratula 39  Caratula 50  Caratula 61  Caratula 72 Caratula  
 Edición 35 - Noviembre 2008  Edición 40 - Mayo 2009    Edición 62 - Mayo 2011  Edición 73 - Mayo 2012  Edición 84 -Mayo 2013  
 caratula 35  Caratula 40    Caratula 62  Caratula 73 caratula  
  Edición 41 - Junio 2009    Edición 63 - Junio 2011  Edición 74 - Junio 2012 Edición 85 -Junio 2013  
   Caratula 41   caratula 63  caratula 74  Caratula 85  
  Edición 42 - Julio 2009 Edición 53 - Julio 2010 Edición 64 - Julio 2011 Edición 75 - Julio 2012  Edición 86 -Julio 2013  
   Caratula 42  caratula 53  caratula 64  caratula 75 Caratula 86  
   Edición 43 - Agosto 2009  Edición 54 - Agosto 2010  Edición 65 - Agosto 2011  Edición 76 - Agosto 2012 Edición 87 -Agosto 2013  
   Caratula 43  caratula 54  Caratula 65  caratula 76  Caratula 87  
  Edición 44 - Septiembre 2009 Edición 55 - Septiembre 2010 Edición 66 - Septiembre 2011 Edición 77 - Septiembre 2012 Edición 88 - Septiembre 2013  
   Caratula 44 caratula 55  Caratula 66  caratula 77 Caratula 88  
   Edición 45 - Octubre 2009  Edición 56 - Octubre 2010  Edición 67 - Octubre 2011  Edición 78 - Octubre 2012 Edición 89 - Octubre 2013  
   Caratula 45  Caratula 56  caratula67 Caratula 78  Caratula 89  
  Edición 46 - Noviembre 2009 Edición 57 - Noviembre 2010 Edición 68 - Noviembre 2011 Edición 79 - Noviembre 2012  Edición 90 - Noviembre 2013  
   Caratula 46  Caratula 57  Caratula 68  Caratula 90  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    

Page 17 of 27

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.