Imprimir esta página

Fotoreportaje: Corazón Alegre

El tiempo transcurre como agua en un gotero antes de que los caminantes que llegan a Medellín procedentes del campo se atrevan a sonreír. La urbe no huele a pasto húmedo de rocío, ni se expande con libertad desde el valle hasta la cima. El futuro ya no es un campo de flores, caña o café. Sin embargo, el hombre campesino no es, a pesar del daño, un personaje gris. En su origen, allá en la finca del Alto del Cielo o en El Tejar, en el suelo donde cosechaba vida, cerca del corazón... allí siempre hay motivos para reír. 

Fotografías: Sara Castillejo

 

 

Share this article

Acerca del Autor

Periferia