Imprimir esta página

“Cuba no volverá jamás al sistema capitalista”

Son embajadores. Apóstoles de un proceso que en su momento emocionó e inspiró al mundo y a toda América Latina. Son el presente y el futuro del único faro socialista que alumbra en el mundo. Yara Valera, representante del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), institución creada por Fidel Castro que el próximo año cumplirá 60 años; y Yusuam Palacios Ortega, Presidente nacional del Movimiento Juvenil Martiano, miembro del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, Diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Sagua de Tánamo, municipio de la provincia de Holguín. Ambos estuvieron del 7 al 9 de noviembre en el encuentro nacional del Movimiento Colombiano de Solidaridad con Cuba.

Conversamos con ellos para conocer de primera mano el devenir y la realidad de la revolución cubana, así como las conclusiones del encuentro que estuvo ambientado por la liberación de Lula, la votación sobre el bloqueo económico estadounidense en Naciones Unidas, y el golpe de Estado consumado contra Evo Morales en Bolivia.

Periferia: ¿Qué sensaciones les deja el encuentro de solidaridad con Cuba?
Yusuam Palacios: El Movimiento Colombiano de Solidaridad con Cuba ha celebrado su encuentro número 28, muestra de un gran esfuerzo durante todos estos años para apoyar a nuestro país, para hacer viable la solidaridad. Viéndolo en el momento histórico que vivimos, fue un encuentro totalmente definitorio y muy enriquecedor por las motivaciones que tenía, y tuvo, al calor de su realización.

En el encuentro conocimos de la liberación de Lula, algo que resultó ser una alegría para todos, y al mismo tiempo nos impulsó a seguir adelante. También fue tremendo el hecho de haber obtenido la victoria nuevamente en Naciones Unidas: 187 votos en contra del bloqueo; con esa particularidad de la abstención de Colombia, expresión de una postura al servicio del imperio norteamericano, pero el pueblo colombiano nos demostró con su solidaridad el repudio a esa postura. Ahí está el enemigo común de este momento y de todos los momentos. El 'Che' lo decía: “al imperialismo ni tantito así, nada”.

En el marco de toda esta convulsión mundial, en la que también nuestros pueblos están alzando su voz desde la periferia, pueblos relegados, pueblos masacrados que están despertando, las grandes alamedas también se están abriendo, y en este contexto se desarrolló el encuentro. Fue un encuentro con expresiones muy bien plantadas desde el punto de vista del criterio, de la postura, y de las acciones a realizar con posterioridad para seguir consolidando el Movimiento de solidaridad con Cuba. Algo que se expresó es la incorporación de jóvenes que puedan darle continuidad a todo este trabajo de 28 años de solidaridad.

P: El año pasado hubo una reforma constitucional en Cuba, ¿en líneas generales, cuáles fueron las principales modificaciones?
Yara Valera: Algo atípico, pero como todo en Cuba, profundamente revolucionario, es que todo el pueblo se constituyó en constituyente, porque todos de alguna manera contribuimos y construimos esa carta magna que después la Asamblea volvió a debatir, aprobó, ratificó, y que ya está implementándose poco a poco. Fue muy enriquecedor ese proceso en las calles, en los barrios, en los centros de trabajo donde todos, desde niños, jóvenes, adultos, dábamos nuestras opiniones del proyecto que se nos ponía a consideración. Se dieron debates tan fuertes que hubo modificaciones. Además, todo esto se hizo en un tiempo récord. Nosotros discutíamos, hacíamos propuestas de cambios, y enseguida todo eso era procesado. Cuando ya el proyecto quedó finalmente concluido, lo revisamos, y muchos de los conceptos que defendíamos, que queríamos que quedaran plasmados, estaban ahí en el espíritu de lo que finalmente se aprobó. Yo me siento muy contenta e identificada con la Constitución y su avance en materia de derechos.

Nosotros hicimos parte de los debates que se dieron en el Parlamento porque todo fue televisado, todo fue muy transparente. Al momento de aprobar, no fue a puertas cerradas, no fue algo oculto, fue algo totalmente transparente, con toda la información a nuestra disposición. Pudimos seguir el curso de lo que estaba sucediendo en la Asamblea.

Yusuam Palacios: Cuba necesitaba una nueva Constitución, cambios, transformaciones en nuestro modelo económico, social; y era preciso adecuar la normativa jurídica y comenzar por la ley más importante que es la Constitución. El pueblo participó, fue una participación profunda, responsable.

Una Constitución que teníamos desde 1976 ya necesitaba cambios. No fueron cambios parciales. Fue una reforma total. Hoy rige en Cuba una nueva Constitución, es una Constitución superior. Creo que lo más importante es que el rumbo de los cubanos, de su construcción socialista, se mantiene, se ratificó. El socialismo cubano es irrevocable. Cuba no volverá jamás al sistema capitalista. El horizonte de la construcción social en nuestro país sigue siendo también la mirada hacia el comunismo. Es algo que se mantiene en la Constitución de la República, también se mantuvo el anhelo martiano: el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre.

Es una Constitución que en lo económico también acogió numerosas transformaciones desde la norma jurídica. Se regulan los derechos con mayor precisión y la forma de gestión de la economía en Cuba. Regula las formas de propiedad. Cuba sigue manteniendo la propiedad socialista sobre los medios fundamentales de producción. Pero hay una apertura a la propiedad privada, a la propiedad cooperativa que se ha fortalecido en el país. Todo esto hace parte de los cambios económicos que Cuba está desarrollando para lograr un socialismo cada vez más próspero, más sostenible, sin renunciar a los principios y a la esencia que nos ha mantenido vivos en 60 años de la revolución cubana.

Yara Valera: Algo muy importante que apuntaba Yusuam es el tema de la propiedad, porque sigue siendo mayoritariamente la propiedad de todo el pueblo la que rige en nuestro país. Y eso es lo que le da un basamento objetivo a nuestro sistema socialista. Tú no puedes estar hablando de que es mayoritaria la propiedad privada y estar hablando de socialismo. Pero había que regular estas pequeñas empresas, negocios particulares que están fundamentalmente en el sector de los servicios. Es un tema que parece menor, pero que se sataniza cuando se dice que el socialismo te quita las cosas. No, lo que con trabajo el hombre logró tener, se le respeta.

Yusuam Palacios: Se ha manipulado el tema del socialismo diciendo que es un sistema para pobres, un sistema en el que la miseria prima. En realidad es un sistema en el que se distribuye de manera equitativa la riqueza para que a todos les toque, para que todos tengan acceso a la educación, a la salud, a la cultura, al deporte, a la seguridad social. En lo económico es clave que no solamente las necesidades de los individuos se puedan satisfacer, sino que también haya un crecimiento y un desarrollo económico. Por eso se están haciendo cambios desde el punto de vista económico. Hay un obstáculo principal para el desarrollo económico de Cuba: el bloqueo económico, comercial y financiero declarado como genocida por Naciones Unidas. Son millonarias las pérdidas que anualmente tenemos por culpa del bloqueo norteamericano y esa es una de las cosas que han impedido que el socialismo cubano alcance más prosperidad en su base económica, de ella depende la súper estructura social, jurídica, y cultural de una sociedad.

Yara Valera: Tú tienes que tener riqueza creada para poderla repartir. El bloqueo intenta ahogar todos los medios por los cuales nosotros podemos desarrollarnos. Ahora con esta administración hay medidas que son inéditas. Es terrible esta persecución al combustible que llega a la isla, no hay un país que pueda funcionar sin energía. Están persiguiendo cualquier banco que tengan vínculo con nosotros, les ponen unas multas millonarias. Eso por supuesto tiene un costo alto que como cubanos tenemos que pagar. Eso se traduce a veces en que momentáneamente pueda haber escasez de productos porque no llegó la materia prima, porque fue incautado el barco, porque no se pudo comprar y no se pudo hacer la operación como estaba prevista.

P: Con Obama hubo una relación menos hostil. ¿Con cuáles medidas se ha materializado la hostilidad diplomática de Trump? ¿Les resulta esperanzadora la votación en Naciones Unidas, y las elecciones presidenciales en Estados Unidos el próximo año?
Yusuam Palacios: Con la administración Obama hubo un restablecimiento de relaciones diplomáticas. Nosotros nunca manifestamos ni fuimos partidarios de la idea de que se habían normalizado las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Mientras sea un imperio, mientras exista la hostilidad, nunca habrá una normalización de las relaciones. Se avanzó en el punto de vista migratorio, en el tema ambiental, en temas alimenticios, en el aspecto inversionista se firmaron varios acuerdos. Pero los objetivos de Obama para con Cuba fueron los mismos de cualquiera de las administraciones: destruir la revolución cubana, restaurar en Cuba el capitalismo.

Obama en su momento invitó al pueblo cubano a que olvidara el pasado, a que comenzáramos de cero. Obama utilizo una táctica más inteligente que la que está utilizando Donald Trump, que ha vuelto al gran garrote, al odio visceral. El de Obama, sin dejar de ser nocivo, era un discurso más inteligente y por tanto más peligroso. Sutilmente Obama iba penetrando la consciencia de la gente en Cuba haciendo ver que Estados Unidos se estaba convirtiendo en amigo. Ahora recuerdo una de las reflexiones más importantes de Fidel: él le llamó así irónicamente, el amigo Obama, y dejó claro que él no confiaba en Estados Unidos.

Si bien hubo un avance diplomático, eso no significa que haya habido una normalización. Las intenciones no cambiaron, Obama lo dijo con total claridad: si no hemos podido materializar nuestros propósitos a partir del bloqueo, tenemos que hacerlo de otra manera. Con el bloqueo no han podido rendirnos. Obama sabía eso. Por eso, en Naciones Unidas, Estados Unidos se abstiene de votar. Una cosa inédita, que quien está bloqueando no vota ni a favor ni en contra del bloqueo.

Al llegar Donald Trump, todo lo que se había avanzado, retrocedió. Ahora las relaciones son prácticamente nulas por ese odio visceral que sigue enfermando una relación entre dos pueblos; porque se dañan los pueblos, se dañan las personas, se dañan las familias. Lo humano es la mayor afectación de estas políticas agresoras, retrógradas.

Yara Valera: Quien inició con las multas multimillonarias a los bancos y a todas las empresas financieras que cooperaban con Cuba fue Obama. Con Trump toda esa cortina de humo que Obama logró levantar se derrumbó y quedó al desnudo cuáles son las verdaderas intenciones. Trump está llevando el discurso y la hostilidad a un punto tal, que le va resultar difícil al que venga detrás buscar una relación un poco más llevadera. Siempre y cuando haya respeto a nuestra soberanía, a nuestra autodeterminación, a nuestros principios, estamos dispuestos a dialogar. Muchas de estas provocaciones que ellos hacen es para que sea Cuba quien rompa; porque quien rompe está obligado a tratar de reestablecer las relaciones.

P: Nosotros vivimos en un país extremadamente mercantil, con todo el sistema de producción puesto al servicio de la derecha y del capital. ¿Qué mensaje le envían al movimiento social en términos tácticos e ideológicos para que pueda resistir y algún día lograr ser poder?
Yusuam Palacios: Los movimientos sociales populares deben primero estar bien enfocados ideológicamente, políticamente; tener un horizonte y darle coherencia a lo que decimos y a lo que hacemos. Es tener sentido del momento histórico, como nos enseñó Fidel, para poder cambiar aquello que tiene que ser cambiado. Hay que unirse. Tiene que haber un método, una guía política, una plataforma ideológica en la que los movimientos puedan fortalecerse desde el punto de vista teórico para una praxis revolucionaria. Hace falta una teoría revolucionaria, esto no puede ser parte de una improvisación, de una acción aislada; tiene que haber una organicidad, una objetividad en las cosas que se hacen para no gastar balas en vano.

Yara Valera: Unidad muchachos, unidad. Busquen aquello que les es común, en eso radica la fortaleza de la revolución cubana durante la lucha, luego de la lucha y hoy en resistencia a todos los ataques. Lo que nos mantiene aquí es la unidad con el partido, con los movimientos, con las organizaciones. No es porque seamos un pueblo monolítico donde todos pensemos igual, no, es una unidad que nace de una construcción donde todos los criterios son válidos y por consenso se llega realmente a lo que es mejor. No hay una fórmula, ustedes tienen que encontrar sus propias fórmulas a partir de su historia, de su cultura, de sus códigos, de lo que realmente quieren construir, que no necesariamente tiene que ser lo que está construyendo Cuba, puede ser una cosa que tal vez no se ha inventado. Independientemente de lo que cada uno defienda, hay puntos que son comunes, y esos puntos que son comunes tienen que saber identificarlos y tienen que ser los que los guíen en una dirección, ya después veremos cómo continúa esa construcción.

Share this article

Acerca del Autor

Juan Alejandro Echeverri