(13)

Vivir y trabajar con el carbón es un desafío al peligro, a la enfermedad, al accidente, hasta a la muerte. Extraer ese mineral para el funcionamiento de muchas industrias, que van desde las energéticas hasta las manufactureras, implica pasar aproximadamente de 10 a 14 horas en oscuros socavones, expuestos a temperaturas de 40 grados, agachados/as todo el tiempo y comerse hasta la comida vinagre por culpa del calor. No mejor situación tiene quien trabaja en las minas a cielo abierto: también trabaja hasta 12 horas diarias y respira en todo momento una gran variedad de sustancias químicas perjudiciales para la salud. Por eso varios sindicatos del sector siguen denunciando las desfavorables condiciones para ejercer este oficio, junto a la falta de voluntad de las empresas y de los gobiernos para asumir y enfrentar sus responsabilidades.

La introducción de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) hace parte del negocio de los productos educativos o, para ser más precisos, indica hasta dónde se está llegando en términos de  mercantilización en el ámbito de la educación. La nueva lengua de la educación, dominada por el reduccionismo económico neoliberal, sostiene que los “servicios educativos” pueden ser suministrados por distintos oferentes, entre los que se incluye al capital privado, y esos servicios deben estar sometidos a las inexorables leyes del mercado, un eufemismo para referirse a la sed de ganancia, propia del capitalismo. En esa perspectiva, las grandes corporaciones de la tecnología informática ven a la educación formal como un suculento mercado.

Doña blanca es una testigo de la realidad que se vive en la comuna 8, donde están los barrios La Sierra, Villatina y el Ocho de Marzo, unos de los más pobres y violentos de Medellín. Ella le contó a Periferia que tuvo que renunciar a todo por huir de la violencia y el control social que ejercen los paramilitares allí. Según doña Blanca, la política municipal de participación ciudadana ha sido una forma de financiación de los paramilitares, que se roban los recursos, amenazan y asesinan a quienes intenten denunciar los robos, como le pasó a Pacho habitante del sector de la Arenera, a quien le tocó salir del barrio no sólo para conservar su vida, sino también la de su familia.{jcomments on}

La maquila del dolor

Ya se disolvieron los vapores de la euforia cumpleañera de la Constitución de 1991, esos 20 años de humillantes sofismas de distracción para con la sociedad civil y con una ciudadanía cada vez menos empoderada, que replica los vicios cabilderos de los padres de la patria. Esa constitución es un sofisma maquillado apenas con el frágil barniz de una que otra sentencia de la Corte Constitucional de talante pluralista y garantista. Y ha emergido de entre las páginas antitécnicas y mal escritas de ese mamotreto que es la Norma Fundamental, una institución más para lamentar: La Fiscalía General de la Nación.{jcomments on}

 

Los artículos editoriales de las más recientes ediciones de Periferia las hemos dedicado a la discusión sobre las posibilidades de una paz real en Colombia. No porque hayamos caído en la moda o en la coyuntura mediática, sino precisamente porque insistimos en que los movimientos sociales y populares no pueden caer en este embeleco mediático; sobre todo porque hoy el tema de la paz es más complicado de lo que fue nunca. Hoy el asunto está atravesado por una escisión de la derecha colombiana que puede avanzar, como lo hemos advertido en estas páginas, incluso hacia un golpe de Estado. Lo que se construye desde la élite política no es un escenario de paz, sino el recrudecimiento de la guerra y la agudización de la represión al movimiento social y popular.{jcomments on}

Page 2 of 2

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.