¿Por qué se inundan los barrios en Bello?

Año tras año observamos que grandes extensiones de terrenos planos son vendidos y ocupados a beneficio de centros comerciales y de empresas inmobiliarias con sus verticales nichos-apartamentos, mientras que los escarpados y pendientes bordes de la ciudad y de las quebradas son tomados por necesidad como sitios baratos para vivir, más que todo por personas que no tienen el lujo de ir a los centros comerciales a comprar y consumir. Sectores como Quebrada La García, El Esfuerzo, San José del Pinal, El Oasis (Santa Rita), Villa La Esperanza, Variante del Río, Altos de Oriente, la Gabriela, entre otros asentamientos subnormales, siguen creciendo en el seno de las montañas y aguas que rodean el municipio de Bello, al norte del Valle de Aburra en el inseparable limite con Medellín.

 

 

Siendo el municipio no capital de departamento más poblado en Colombia y segundo receptor en Antioquia de personas víctimas de desplazamiento, el gobierno atiende a esta población con menos recursos que Medellín. Ya bordean estos asentamientos en el municipio el medio millón de habitantes, de los cuales, según estimaciones del DANE, el 96% de estratos socioeconómicos 1,2 y 3.

Quebrada la García: cada vez más cerca del techo
Un par de días luego de la creciente del viernes 12 de noviembre, doña “Nubi”, en la casa heredada de su madre en el sector “el Chispero”(Barrio Prado), aun tenía los colchones que alcanzó a montar en el  escaparate, al mismo tiempo que en barrios aledaños más de uno buscábamos ropa para llevar a quienes se quedaron otra vez solo con lo que tenían puesto. Doña “Nubi” se paraba y sentaba una y otra vez, sintiendo a través de la ventana un agresivo soplo de alcantarilla entrando por nariz y poros, y los flujos de lodo de la ciudad buscando hacer lo mismo por muros de costales con arena. Otra vez a paliar con esta anegada situación que tiene a la mayoría del vecindario con la rabia hasta el cuello, queriendo entrar a su casa.

Son un sinnúmero de hogares asentados en las riberas, e incluso a medio metro del cauce de esta quebrada, a su paso por las periferias de un conjunto de barrios al nororiente de Bello. Según identifica el DAPARD, la mayoría de viviendas están ubicadas en “zonas en riesgo no mitigable por inundación (RNMI)”. Como en cualquier zona “marginada”, hay casas pequeñas, sin alcantarillado, donde se nota el hacinamiento y mucho niño menor de cinco años. Son hogares de donde provienen muchos jóvenes rebuscando en lo que sea, o levantados en muchos casos por mujeres que, como doña Neila Vanegas en barrio San Nicolás (Niquia parte baja), venden morcilla, mazamorra, entre otras cosas con tal de “conseguir la lata” para el diario trasegar. Hogares desde donde salen reciclando, rebuscando de nuevo los trastes que abarcando con su mirada ven navegar a lo lejos junto con el agua café, las piedras y elementos de casas de más arriba.

¿Si no fuera por la ayuda entre sí?
La noche del 12 de noviembre la pasan los damnificados “autoalbergados” en casas de vecinos con la ollada de chocolate para ablandar el frío, igualmente que al día siguiente con el sancocho, y así hasta que se limpie. Doña Neila Vanegas “estuviera durmiendo en las meras tablas” si no es porque lo perdido lo “conseguimos con la misma comunidad del barrio y de la calle que colaboró mucho”, porque del gobierno “no llegó nada”, como denuncia su compañero Belisario Méndez, quien hace dos años llegó acá huyendo de la violencia del municipio de Caucasia y se instaló pagando cien mil pesos de arriendo. A manera de espejo de las incapacidades del Estado y del mercado para satisfacer las necesidades sociales, cansadas de hacer tutelas o derechos de petición intentando influir en la solución, también acá “la experiencia demuestra que solo el apoyo entre sí es efectivo”

¿Y de la inversión y los proyectos en la quebrada la Garcia que?
Según comenta Diego Muñoz, actual secretario de gobierno de Bello, la inversión con el “Área Metropolitana” ha sido aproximadamente de 6 mil millones de pesos. La idea era adecuar el “corredor La García” para el “Sistema Integrado de Transporte Masivo de Mediana Capacidad” con la “renovación urbana y reubicación” de viviendas, lo cual implica también construir redes de captación de aguas negras que se vierten a la quebrada. Se habla de reubicar entre 1200 y 1500 hogares con la entrega de subsidios entre la Nación, la Empresa de Vivienda de Antioquia (Viva) y la Administración Municipal, para que evacuen sus casas y compren o arrienden en otro sector.

Yasmín, habitante de El Chispero, ve que los subsidios “no son para los que necesitan, pues accede una persona que tenga millón y medio para la cuota inicial, mientras estas familias alcanzan a ahorrar, si mucho, para el T.V, que se dañan con la creciente”. Muchas personas argumentan que desalojan si hay un intercambio de viviendas sin costo o gasto adicional, ya que no tienen con qué pagar casa por cuotas, impuestos, tarifas de servicios públicos domiciliarios o arriendo más caro.

Hasta el momento, gran parte del presupuesto se ha destinado a obras de mitigación, pensando en la prevención: muros de contención, y constantemente con maquinaria se hacen a un lado las rocas (dragado) en los puntos más críticos para darle profundidad. Se habló de un sistema de alertas tempranas para “prevenir nuevas inundaciones”. Pero al decir de Fraiden Rueda, Coordinador de Emergencias del CLOPAD, “la fluviosidad se disparó y pasó pronósticos….los trabajos que se habían adelantado no solucionaron mucho”. Dice, además, que “personas beneficiadas se van, pero llegan otras a estas mismas casas dañadas”. Por su parte, Yasmín dice que no es tanto que a la gente la reubiquen y lleguen otros, es más bien que los reubicados vuelven, debido a la situación de subsidios descrita. Aunque sí se dan pocos casos en que otras familias se meten a la casa desocupada, sin saberlo, a sufrir las consecuencias de las crecientes.

En el Barrio La Selva, Rubén López cuenta que donde se empezó a caer el bordo de la casa de su vecina Ángela, "no había tanto problema…A los que estaban construyendo el muro del frente les dijimos que no quitaran las piedras que estabilizaban este lado. Lo que hicieron fue hundir la tierra, perjudicarnos con esas máquinas". Al final, llámese “Unidad Estratégica Quebrada La García” (POT municipal), o proceso “Plan Parcial de Renovación Urbana de la quebrada La García” (del Plan de Desarrollo Metropolitano “METROPOLI 2020”), al parecer “el Bello que queremos” lo construyen Contratista Dolphin de Colombia LTDA, UT-J-coingecom, INTERVENTORIA: UT, J y M constructoras, Argos, entre otras empresas privadas que se benefician de las obras, hechas con recursos del “Sistema de Participación General”, sin tener en cuenta nuestros sentires y condiciones particulares.

Lo que debería ir para vivienda digna, la administración se lo sigue embolsillando. Y continúan llegando familias a los bordes de la quebrada y de la ciudad.

Modificado por última vez el 16/06/2012

Share this article

Acerca del Autor

John Jairo Duque

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.