La zozobra de un cafetero huilense

Hernando Caro ama el café tanto para degustarlo como para cultivarlo. El grano que desde pequeño su papá cultivó, es su sustento económico desde hace muchos años. Cada día se levanta al salir el sol y degusta el delicioso café que produce su finca. Allí mismo realizan el proceso de tostión y molienda, dejando a su paso el incomparable olor del café.

Durante años el café ha sido un producto representativo del país. El municipio de Pitalito Huila es reconocido a nivel nacional e internacional por generar este fruto apetecido por personas de todo el mundo. Aunque es un grano insignia, lastimosamente en Colombia hace muchos años no se brinda el apoyo necesario para cultivarlo, no hay garantías para los campesinos que, si quisieran vivir de este producto, quebrarían.


Después de beber su café, en tiempo de cosecha, don Hernando se dirige a su lugar de trabajo. Con el “coco” colgado a su cintura, recolecta grano por grano el producto por el cual es reconocida Colombia alrededor del mundo. A sus 52 años, este humilde campesino comparte su amor por este cultivo que anteriormente generaba los ingresos necesarios para el mercado semanal, con el paso de los años dejó de ser tan rentable.

Su finca está ubicada en la vereda La Palma, a 20 minutos del municipio de Pitalito. Hace 12 años habita este lugar. Según él, no vive allí porque le toca sino porque el campo es su vida y como cualquier trabajo este no debe hacerse improvisadamente, por ello estudió un Técnico en Producción Agrícola y Ecológica en el Sena y a partir de los conocimientos poder hacer de su amor un cultivo. Su jornada laboral, sin importar el clima, empieza a las seis y media de la mañana y termina a las seis de la tarde cuando el sol comienza a ocultarse, pues en tiempo de cosecha hay que recoger el café en el menor tiempo posible.

Cultivar café es una tarea compleja. La producción depende de muchos factores. Primero de la variedad, don Hernando anteriormente sembraba en su finca café caturro, su producción era quincenal pero fue afectada por la roya, una enfermedad que hace caer las hojas de las plantas. Por tal razón decidió cambiarlo a otras variedades como Castillo, Tambo y Tabi, los cuales dan una cosecha al año.

Como "se come todos los días del año", don Hernando decidió sembrar pitaya, pimentón, aguacate y limón Tahití. Aunque estos dos últimos cultivos aún no dan cosecha, él guarda la esperanza de que estos frutos le proveerán el dinero que necesita su hogar mientras el café no genera producción.

Otro factor que afecta la producción de café es el clima. Es necesario el verano para que haya cosecha abundante. Si no lo hay, la producción es baja. Además, los fertilizantes son costosos y el café es vendido a un precio muy bajo, allí radica el problema económico de los caficultores.

Según don Hernando, es irónico pensar que en otras partes del mundo el café es vendido a precios elevados, mientras el cultivador debe endeudarse para poder sostener su familia. El dinero se lo quedan las grandes industrias que venden el producto ya procesado en el exterior y el Gobierno no ofrece ayudas a los caficultores para que este negocio sea verdaderamente rentable.


Aunque don Hernando vive feliz en su territorio, para él es difícil económicamente sostener a su familia, pues el campo es maravilloso, sin embargo es costoso y poco rentable. Con la esperanza de que la situación mejore, don Hernando continúa recolectando las pepitas de este fruto que con tanto esfuerzo florece. Bebiendo mañana y tarde una tacita de café.

Share this article

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.