Editorial 140: al centro lo rodea un cerco de esperanza

Como dijo Borges “Hay derrotas que tienen más dignidad que una victoria”. Esos más de ocho millones de votos alcanzados por la Colombia Humana tienen un inmenso valor, más que los 10 millones del nuevo presidente, porque son votos conscientes, sensibles, amorosos, llenos de energía y deseo por las transformaciones, y casi todos estaban llenos de vehemencia contra la corrupta clase política apoltronada por más de dos siglos abusando del poder; son votos que gritan a los cuatro vientos su deseo de cambio.

Ya las bases hablaron en las urnas, dijo alguien; ahora le corresponde a los líderes y lideresas conducir el trabajo que multiplique esos resultados y convenza a esas mismas bases de su capacidad transformadora. Eso es lo primero, consolidar el mayor avance de este importante fenómeno político que fue justamente el empoderamiento de la gente, sentirse y observarse a sí misma dirigiendo su propio destino, abandonando paso a paso la idea del caudillo o el mesías que milagrosamente lo resuelve todo. Así como lo hicieron María y Sandra y toda su comunidad en San Pablo en el Sur de Bolívar, golpeando en cada puerta y en cada corazón; o con la energía de los grupos de jóvenes en las barriadas de Cali, Bogotá, Barranquilla, Pasto, Mocoa, Cartagena, Popayán, Quibdó, Riohacha, Santa Marta, Mitú, Sincelejo y Tunja; o con la creatividad de los estudiantes de las universidades públicas y privadas; o la formidable entereza de los pueblos afrocolombianos e indígenas, y del campesinado organizado.

La que habló fue la Colombia profunda, la de la periferia; en el mapa nacional el centro político aparece rodeado por un cerco que avanza lleno de esperanza por superar y sacudirse de una vez por todas la opresión, la violencia, la subordinación, la desigualdad social y la miseria en la que fueron postrados por las prácticas clientelistas y corruptas de los que dirigen todo desde el centro de poder político y económico. Ese cerco es para que no se escape el sueño, para que se asfixie el egoísmo y la maldad. Para que se contagie la voluntad, el amor y la dignidad.

Fueron ocho departamentos y trece capitales las que dijeron aquí estamos presentes por el cambio, y será a partir de estas y de los cientos de municipios pequeños y grandes desde donde se construirá la estrategia común para alcanzar un nuevo poder en Colombia; pero debe ser con las más amplias voces, con los sectores y movimientos sociales, con los partidos democráticos, con las mujeres, los jóvenes y los ancianos, con el pueblo. La agenda de cambios que fue tomando forma en la contienda electoral y que incluye la eliminación de las EPS y la construcción de un nuevo sistema de salud; la educación superior gratuita; las reformas necesarias en el agro y el sistema pensional; la defensa del medio ambiente y la promoción de la cultura, entre otras, serán mandatos para la sociedad. La movilización estará presente durante este cuatrienio.

En la estrategia seguro habrá una ruta y un plan de acción, que incluirán la participación masiva en la consulta popular contra la corrupción el 26 de agosto de 2018. Esta primera derrota contra la clase política legitimará a los procesos sociales y grupos de ciudadanos, asociaciones, partidos, etc, para exigir al nuevo gobierno que destape todas las ollas podridas de la clase política, devuelvan los recursos y se vayan a la cárcel. Las veedurías ciudadanas y otras formas de seguimiento y control ciudadano serán fundamentales para apretar el cerco popular. Las luchas por los cambios y las transformaciones necesarias para construir una nueva democracia hay que imaginarlas y hacerlas realidad a través de la participación y la movilización de millones de personas. De la mano de la participación y la movilización, viene la organización social; se necesita una fuerte y vigorosa participación en las elecciones locales para alcaldes, consejos y gobernaciones. También en ese campo hay que dar la pelea y ganar.

Alguien con mucho tino planteó también en las redes, la razón cruel por la que los pobres votan por la clase política y los partidos corruptos responsables de su propia desgracia; es porque solo así logran ganar algo, porque es tal vez la única alegría que pueden obtener. El pueblo está acostumbrado a perder en las contiendas más importantes de su vida, y por ello se resignan con los triunfos ajenos, que creen propios.  Por eso es necesaria la moralización del pueblo a través de pequeños y grandes triunfos y alegrías. Ya no serán más las alegrías ajenas de los poderosos las que les den un poco de satisfacción, serán las propias, construidas en colectivo, con sus manos y su esfuerzo. 

La estrategia de lucha, trabajo social y popular por los cambios tienen garantía de triunfo, y se refuerzan con el regreso de Gustavo Petro y Angela María Robledo al Congreso de la República. Muy acertada la decisión y fundamental para el momento político que se vive en Colombia. Los debates serios, el control político y la presión que ejercerán contra la clase política corrupta está garantizada con su presencia y con la de más de 40 hombres y mujeres que conformarán la bancada alternativa más grande de todos los tiempos; los sectores populares, los movimientos sociales y todos los que apoyaron y alimentaron el sueño de la Colombia Humana, además de tener una representación de lujo en el Congreso, deberán tener un rol protagónico en la consolidación de un bloque democrático, para conducir junto a esta bancada alternativa la estrategia política hacia una verdadera transición a la democracia.

Share this article

Acerca del Autor

Periferia
Dejar un comentario

Asegúrese de ingresar la información requerida (*) donde se indica. Código HTML no está permitido

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.