Cuba: una utopía, una realidad

Cuba es noticia. Lo ha sido por más de 50 años, desde que unos jóvenes rebeldes se fueron a la Sierra Maestra, liderados por Fidel Castro y con la resolución de que “seremos libres o mártires”. Fue noticia la manera en que el Movimiento 26 de Julio logró unificar los distintos grupos de lucha en la Sierra, el llano y las ciudades. Fue noticia el triunfo del primero de enero de 1959, las reformas, el hacer la Revolución a 90 millas de los Estados Unidos, el desembarco mercenario por Girón, la Crisis de Octubre, la tenacidad de un pueblo, la solidaridad y el internacionalismo de la isla para con los pueblos del mundo, la crisis económica interna, la  resistencia, las nuevas transformaciones, las aperturas, la actualización de un modelo económico y social, la actual coyuntura. Cuba fue y sigue siendo noticia.

 

Pero ¿Qué está pasando en Cuba ahora? ¿Cómo se siente y desarrolla el actual proceso de cambios? ¿Qué impacto tiene en la población, cómo lo asimila y lo acompaña? ¿Su modelo seguirá siendo faro y guía de la humanidad? 

La mirada más objetiva  y verdadera respecto a Cuba, su historia, presente y futuro, está en la riqueza del actuar cotidiano de su pueblo, en las expresiones populares y cotidianas.

¿Qué está pasando?

Cuba  y su pueblo asisten a una revolución dentro de la Revolución, marcada por un contexto internacional, regional y nacional que influyen y determinan exigencias internas, que de no atenderse comprometerían el proyecto político y el modelo de sociedad por el que se ha luchado. También, necesidades y urgencias de transformaciones políticas, gubernamentales, económicas, sociales y culturales, en medio de un panorama complejo para plantear una estrategia de aperturas  y cambios sustanciales a corto, mediano y largo plazo. Además, la permanente amenaza de factores internos y externos que pueden hacer cambiar esencias que nos han distinguido como país, gobierno y pueblo hasta ahora. Por eso es que el Presidente Raúl Castro asegura que debe marcharse “sin prisa, pero sin pausa”.

Las crisis mundiales en la economía, las sociedades y el medio ambiente, así como el actual orden mundial y el reordenamiento de fuerzas de la derecha y presiones sobre los gobiernos progresistas, influyen en toda realidad y perspectiva cubana. Por otro lado, la crisis económica interna derivada de la caída del Bloque Socialista a finales de los 80 donde Cuba perdió el 80% de su mercado internacional de exportaciones e importaciones; los largos años de carencias y limitaciones de todo tipo, unido a que no siempre se ha contado con las más adecuadas políticas y estrategias de gestión a todos los niveles, generan en el contexto nacional ineficiencias, ineficacias, rigidez y verticalismo, y resultados por debajo de lo esperado y necesitado. Todo ello influye de forma significativa en estados de ánimo y actitudes de las personas, apreciándose a veces apatía, marasmo y conductas que no aportan a la construcción de un proyecto socialista.

Los pilares de las actuales transformaciones en Cuba se sustentan en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución,  en los Objetivos de trabajo del Partido Comunista aprobados en la Primera Conferencia Nacional, en la Ley para la inversión extranjera en Cuba, y en el paquete de leyes y medidas que parten de consultas populares para las de mayor impacto y estratégicas para el país, y de otras más operativas que se adoptan con cierta periodicidad por las entidades pertinentes que implementan las políticas.

Pero una cosa son las políticas y leyes que aunque estén bien planteadas, deben transitar el complejo proceso de implementación en la práctica y por ello enfrentar estructuras y pensamientos a todos los niveles, a veces muy conservadores, burocráticos y hasta oportunistas que muchas veces impiden el avance en tiempos y formas requeridos; unido a que un pueblo, cuya vida está marcada por muchas carencias, pero a la vez es muy instruido y con una alta capacidad de innovación, aprovecha cada oportunidad para pensar en soluciones personales y familiares, y menos en acciones que aporten a más largo plazo un bienestar social y común.

Proceso de cambios

Las bases de las transformaciones en Cuba apuntan a fortalecer la economía y mantener las conquistas sociales; en ello se apuesta a la apertura del sector no estatal, su relación con el sector estatal y empresarial, el perfeccionamiento de la empresa socialista, la transformación de la estructura y gestión del Estado; pero si este proceso no se sigue adecuadamente, pueden proliferar (y de hecho se aprecian) tendencias economicistas, subvaloración de lo cultural y  afectaciones visibles a las conquistas sociales.

La apertura al sector no estatal (privado), aunque esté regulado, es un punto de atención y seguimiento para evitar distorsiones; se siente que la velocidad con que avanza este sector, no es la misma con la que se estimulan y organizan otras formas que aportarían también dinamismo y bases socialistas a la economía y a las formas de organización para la producción como son las Cooperativas, que aunque forman parte del proyecto, están limitadas y carentes de muchos de los principios básicos que las validarían como tales.

Velar entre el desarrollo económico, y mantener las conquistas sociales, en medio de un ambiente de cambios y diversas influencias internas y externas, es tal vez el mayor desafío que enfrenta Cuba hoy, pero no es lo único.

El anuncio del restablecimiento de relaciones con los Estados Unidos y los paulatinos cambios de política que favorecen mayores relaciones económicas, si bien podrían mostrarse como victorias de la resistencia y la lucha del pueblo cubano, es también un motivo de preocupación pues tanto el presidente Obama en su discurso el 17 de diciembre del 2014, como el del Secretario de Estado John Kerry en la apertura de la Embajada de Estados Unidos en Cuba el 14 de agosto de 2015, dejan bien claro que no abandonan los objetivos de destruir la Revolución Cubana y estimular lo que ellos consideran “su democracia”. Para un pueblo y una economía que necesitan mejorar a corto plazo, esto puede ser una ventaja, pero también la base de muchas contradicciones.

Impacto en la población

Cuba está urgida de avanzar en la descentralización, eliminar el verticalismo, estimular la iniciativa, el talento acumulado en el pueblo para la innovación y favorecer la planificación y gestión del desarrollo desde lo local. Ello implica fortalecer los gobiernos a nivel municipal, y sobre todo fomentar y viabilizar la participación social y  las formas de control popular para evitar desviaciones y distorsiones del proceso de actualización del modelo cubano.

Urge rescatar y fomentar valores en la población, muchos,  lacerados por tantos años de crisis, y en este sentido es clave la transformación en el sistema educacional para asegurar procesos no de instrucción sino de educación desde una perspectiva revolucionaria, crítica, transformadora, para que las nuevas generaciones beban de un pasado glorioso, interpreten un pasado reciente y presente, y se avance en la construcción del socialismo como modelo anticapitalista que pondera al ser humano  y sus derechos esenciales por encima de la ley del dinero que hasta la fecha demuestra que no es camino para solucionar los problemas de la humanidad.

Cuba trabaja, desafía, se abre al mundo y se actualiza; pero Cuba, si bien tiene una fortaleza en su pueblo y en su historia, también está en un momento de vulnerabilidad. Cuba precisa solidaridad, pero sobre todo ahora de aquella que la ayude a beber de las experiencias de otros pueblos, para evitar errores y que nunca deje de ser el sueño, el paradigma, el modelo a seguir, faro y luz de muchos pueblos.

Modificado por última vez el 19/04/2016

Share this article

Acerca del Autor

Alcides Garcia

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.