Peligros para el agua de los dos santanderes

En el páramo de Santurbán, subpáramo y bosque alto andino, se encuentra la Estrella Hídrica que provee el agua para toda forma de vida de los dos santanderes; pero a la vez en sus rocas se encuentra oro, por lo que atrae la codicia de empresas extranjeras, las cuales han recibido generosas concesiones por parte del Gobierno nacional.

En el 2009, habitantes del Área Metropolitana de Bucaramanga conocieron el Estudio de Impacto Ambiental, presentado por la empresa Greystar Resources –hoy Eco Oro– de origen canadiense, con el cual pretendía explotar oro a cielo abierto en los municipios de Vetas y California (Santander). Este proyecto utilizaría diariamente 230 toneladas de explosivos ANFO y 40 toneladas de cianuro. La noticia impactó de tal manera a la comunidad, que se organizó y construyó la Plataforma Cívica “Comité para la Defensa del Agua y del Páramo de Santurbán”, siendo su herramienta fundamental la movilización social. De esta manera logró en 2011 derrotar el proyecto.

La respuesta del Gobierno nacional y de sus autoridades ambientales, como el Ministerio de Ambiente y la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga –CDMB–, fue hacer acciones como la creación de un  Parque Regional dentro de la zona de páramo, crear una Mesa de Concertación,  una Hoja de Ruta, y nombrar un gerente para manejar el páramo. Además expidió la Resolución 592/13, con la que declaró 40 Proyectos mineros de Interés Nacional (PIN), entre los que se encuentra el de Eco Oro y Minesa (antes AUX). Así mismo, con la delimitación de Santurbán, a través de la resolución 2090/14 del Ministerio de Ambiente, se redujo el tamaño de Santurbán y se crearon condiciones legales para desplazar a los campesinos de sus predios.

Lo que se hizo con Santurbán se trasladó al Plan Nacional de Desarrollo 2014 - 2018 para salvar  concesiones mineras en páramos. Varios de estos artículos fueron demandados por un equipo del Polo Democrático ante la Corte Constitucional, logrando que esta, por medio de la Sentencia C-035/16 declarara inexequible el inciso del primer parágrafo del Art. 173, el cual pretendía dejar a la megaminería en páramos hasta cuando el proyecto terminara. Ante esta Sentencia, Eco Oro demandó al Estado colombiano en Washington, buscó inversionistas, y convirtió la demanda en un activo, amparándose en el TLC que firmó Colombia con el Gobierno de Canadá.

Proyecto extractivo y afectaciones
En la zona hacen presencia varias empresas, entre las que se encuentra Minesa, antes conocida como AUX, que era de propiedad del brasileño Eike Batista –acusado por corrupción–. AUX fue vendida al Estado Abu Dabi de los Emiratos Árabes Unidos, y bautizada con nombre regional Empresa Minera de Santander; este negocio fue realizado con la intermediación de Tony Blear (amigo del presidente Santos). Minesa continúa trabajos de exploración para explotar 96 millones de onzas de diferentes minerales, entre las que se encuentran 13 millones de onzas de oro, que pretende extraer por minería subterránea, haciendo túneles a 2.640 m.s.n.m., por debajo de la línea de páramo. La autoridad ambiental ha sido complaciente, queriendo desconocer que el páramo para funcionar necesita el subpáramo y la alta montaña.

Minesa está haciendo el Estudio de Impacto Ambiental,  y necesita la licencia social de la población aguas abajo del proyecto. Para ello ha recurrido a estrategias como hacer contratos con la Universidad Industrial de Santander –UIS-, con algunas universidades privadas, y con la CDMB –quien será la que vigilará sus actividades si pasa el proyecto–. Además, ha impulsado la judicialización a pequeños mineros, y realizado actividades asistenciales en la zona, argumentando que su minería dará empleo y será responsable.

Según Giovany Lizcano, uno de los líderes campesinos de la zona, “desde que llegaron las multinacionales mineras, la comunidad en general está dividida. Los municipios con pequeña minería por tradición son Vetas y California. En Vetas, la pequeña minería fue desplazada, y varios se ilusionaron con la bonanza de empleos, por lo que vendieron sus títulos y se convirtieron luego en empleados de las grandes empresas. En California,  los pequeños mineros que no quisieron vender sus derechos (43 familias), están judicializados, hay nueve con proceso casa por cárcel, y como si fueran delincuentes de marca mayor, el proceso lo dirige un fiscal que viaja desde Bogotá. El galafardeo (minería de subsistencia sobre los residuos), que se venía haciendo por tradición cultural, se iguala a minería criminal y se está judicializando. Pero la forma como la empresa Eco Oro trató a sus empleados y como está Minesa tratando a los pequeños mineros,  ha servido para que aumenten expresiones en contra del proyecto por parte de la comunidad raizal, ya que anteriormente no se atrevían a hablar, la gente se encontraba muy atemorizada; en mi caso, he sido objeto de señalamientos por mi posición en defensa del territorio”.

Las especies animales y vegetales por debajo de la boca de la mina son también fuertemente afectadas. Al abrir el túnel, el agua que antes irrigaba toda la montaña en  sus  diferentes niveles se sale por la boca de la mina, impidiendo que todo lo que está debajo se nutra del agua que antes venía en forma natural. De igual forma, igual que en la minería a cielo abierto, con la minería subterránea se producen millones de toneladas de residuos sólidos y líquidos que quedan a la intemperie. Su costo de manejo es elevado y ninguna empresa minera va a responder por las decenas o centenares de años que, según se conoce por experiencia en otros países, duran descargando contaminantes letales para la vida en todas sus formas. 

Share this article

About Author

Mauricio Martinez
Login to post comments

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.