El regreso del imperialismo

Un fantasma recorre el mundo, el fantasma del imperialismo. Su espectro emerge de entre todos los conceptos que el capitalismo y sus ideólogos enterraron entre 1989 y 1991, brota de las cenizas que dejó el mito del fin de la historia. Entre esos muertos, que siempre gozaron de buena salud, estaban el capitalismo (que pasó a llamarse economía de mercado, sociedad abierta o democracia), las clases y la lucha de clases (reemplazadas por ciudadanía y sociedad civil), la igualdad (sustituida por equidad), la explotación (en su lugar se habla de esfuerzo individual, de exitosos y fracasados), la clase obrera y el proletariado (bautizados como emprendedores, o miembros de la clase media). Con la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética se anunció con gran triunfalismo que entrabamos al fin de la historia y con ella terminaban las pesadillas del capitalismo, que se expresaban en los conceptos antes evocados. El culto al acabose llevó a proclamar que el imperialismo ya no existía, si era que alguna vez había existido.

En su lugar se anunció un nuevo orden mundial de dicha y prosperidad –que se inauguró con la primera guerra del golfo (1990-1991) –, al cual se le agregó el remoquete de globalización, para denotar que el fin de la historia era mundial. En ese nuevo orden de la globalización desaparecían las relaciones de dominación y sometimiento que caracterizan el capitalismo en su expansión mundial desde el siglo XVI, con la conquista sangrienta de América. Y se abría una época en que imperaban las relaciones de fraternidad entre los países, los cuales se beneficiarían de los frutos benéficos de la globalización. Esta fue presentada como una nueva ley de la gravedad social, irreversible e incuestionable, frente a la cual nada se podía hacer. Como lo dijo uno de sus ideólogos más famosos, el novelista Mario Vargas Llosa, oponerse a la globalización es como ladrarle a la luna.

En estas condiciones, el término imperialismo, forjado en las luchas políticas y anticapitalistas desde finales del siglo XIX, desapareció del léxico político y dejó de ser un instrumento analítico de la economía y de las ciencias sociales, incluso en importantes círculos de la izquierda, que fueron cautivados por la vulgata de la globalización.

Desde los Estados Unidos, los círculos empresariales del gran capital, así como los políticos imperialistas, se encargaron de imponer la idea de la globalización, que fue difundiéndose en la mentalidad de la gente del mundo entero, como si en verdad fuera una realidad incuestionable. Así, la globalización entró a formar parte en un lapso de menos de treinta años, de un nuevo sentido común, asumido en general sin ninguna perspectiva crítica. Eso fue reforzado por la propaganda que repite en forma incansable que los productos microelectrónicos que hoy son fetichizados hasta el cansancio (como el celular y sus derivados) son la máxima expresión de la globalización.

Un aspecto central de la vulgata de la globalización es esconder la dura realidad de las relaciones internacionales, en la cual impera la opresión, la explotación, la desigualdad, el saqueo, la guerra que libran los grandes poderes del mundo (hegemonizados por los Estados Unidos) contra los países periféricos, con la finalidad de apropiarse de las riquezas naturales y de la fuerza de trabajo, barata y abundante, que permita asegurar el funcionamiento del capitalismo en los países del centro.

Con mucho éxito, ocasionado en gran medida por la derrota de los proyectos anticapitalistas a nivel mundial y por la crisis ideológica que eso conllevó, los imperialistas se presentaron a sí mismos como la encarnación de la globalización, vale decir, como los portavoces del progreso y la prosperidad de los pueblos de la tierra. Y lograron que muy pocos catalogaran el nuevo desorden mundial como un sistema imperialista, el que fue impuesto a “rajatabla” desde Washington a nombre del “libre comercio”, con la aquiescencia de las clases dominantes de cada país. Con ello se eliminaron las restricciones para la libre movilidad del capital por el orbe entero, se abrieron los países para que las empresas transnacionales los explotaran a sus anchas y saquearan sus bienes comunes de tipo natural, se generalizaron las peores condiciones para los trabajadores, con una renovada explotación y pérdida de derechos. A los reacios a la globalización se les bombardeó, ocupó y masacró (como lo demuestra Irak, Yugoslavia, Afganistán, Libia…), pero eso no fue visto como una acción imperialista, sino como parte de “guerras justas” y “guerras humanitarias”.

Pero, como todo se acaba, la ideología del libre comercio empezó a ser cuestionada en los últimos años por fracciones del propio capitalismo, que plantean un retorno a la política clásica del imperialismo. Su máxima expresión se encuentra encarnada en el actual gobierno de los Estados Unidos, del multimillonario Donald Trump. Este es un personaje antiglobalización desde la derecha, que desde sus primeras acciones en el gobierno liquidó de un plumazo el acuerdo comercial del Pacífico y lo más seguro es que elimine el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) con Europa. Así mismo, ha manifestado que va a renegociar el tratado de libre Comercio de América del Norte, con México, y ha dicho que va a terminar la construcción del Muro en la frontera que separa a los dos países y no ha disimulado su odio a los migrantes y extranjeros.

A raíz de estos hechos, los globalizadores –como Barack Obama, Hilary Clinton y sus admiradores– que han librado guerras, masacrado miles de personas, impulsado el saqueo de continentes enteros, expulsado millones de migrantes… ahora se rasgan las vestiduras y alertan por el peligro que se cierne sobre la humanidad por el fin de la globalización, la que aseguraban hasta no hace mucho tiempo era irreversible, diciendo, con poca imaginación, que al frente de los Estados Unidos se encuentra un loco, un desquiciado, al que debe derrocarse para que la globalización siga su curso. Tan pobre argumentación indica que la estupidez también se globalizó e impide analizar las contradicciones del capitalismo, sin explicarlas, como si fueran producto de la libre voluntad de los individuos y no representaran intereses de clase.

El efecto positivo del cambio político de los Estados Unidos radica en que ha hecho emerger desde las profundidades de ultratumba, el espectro del imperialismo. Este en realidad nunca desapareció, simplemente se le ocultó y se le intentó embellecer con el manto de la globalización. De la misma forma que la crisis de 2007 hizo reaparecer al capitalismo como apelativo del sistema actual, los sucesos del 2016 han hecho renacer al imperialismo, a pesar de las lágrimas de cocodrilo de los apologistas de la globalización. El imperialismo está de vuelta y eso debe considerarse como una oportunidad para los luchadores anticapitalistas del mundo, que ahora deben rescatar y actualizar una categoría que tanta utilidad tiene para entender y enfrentar el imperio del capital.

Share this article

About Author

Renan Vega Cantor
Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Bono solidario

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.