Preocupa construcción del Área Metropolitana en el Oriente Antioqueño

Desde hace algunos meses se está poniendo en marcha una propuesta que las comunidades en el Oriente antioqueño ven con preocupación. Se trata de la idea de declarar esta subregión como área metropolitana. En el mundo, esta figura surge a partir de la revolución industrial, cuando a causa del desarrollo económico y social, se dio el crecimiento acelerado de las ciudades hacia las periferias, entrelazándose áreas rurales con las urbanas. El área metropolitana es entonces una forma de ordenamiento territorial y de planificación conjunta, integrada por una gran ciudad (metrópolis), con un conjunto de poblaciones o ciudades más pequeñas a su alrededor, que funcionan con fines industriales, comerciales y de servicio.

Contexto del Oriente antioqueño
El crecimiento del Área Metropolitana de Medellín en los últimos 40 años, en gran medida dado por la población desplazada de la ruralidad, junto a la transformación de su vocación industrial a una vocación de servicios, ha hecho que parte de su gran industria y oferta inmobiliaria se desplacen hacia el oriente cercano, acelerando a la par su crecimiento en estos aspectos, además de transformar e incluso eliminar la vocación agrícola de algunos territorios. Por ejemplo, Rionegro, municipio en cuyo territorio se encuentra el Aeropuerto Internacional José María Córdova, la zona franca, y la industria en el corredor de la autopista Medellín- Bogotá, junto con su crecimiento urbanístico, ha tenido una dinámica con proyecciones de gran ciudad en los últimos 20 años.

Visiones del Plan de Desarrollo Departamental
Según Hernán Pineda, magíster en Estudios Urbano Regionales, “la estrecha relación del Oriente antioqueño con Medellín ha desembocado en ejercicios de planeación estratégica, como es el caso del proceso de integración de los Tres Valles (San Nicolás, Aburrá y Occidente cercano), que contempla una nueva estructura de desarrollo económico y territorial, orientada a promover su conexión, como la distribución y asentamiento de actividades económicas acorde a los perfiles e intereses de actores privados para cada territorio”.
De acuerdo con el actual plan de desarrollo departamental 2016-2019, el Oriente antioqueño (que tiene zonas de Altiplano, Embalses, Bosques y Páramo) es el segundo polo económico del departamento, después del Valle de Aburrá, por su localización estratégica. En esta vía “el plan de desarrollo 2016 ubica los sectores de la producción agrícola, agua, bosques, transporte, telecomunicaciones, servicios financieros y comercio, actividades agroindustriales, mineras, recreativas y turísticas, junto a un importante desarrollo urbano, especialmente en el altiplano o Valle de San Nicolás” dice Pineda.

Así las cosas, el Plan de Desarrollo incluye proyectos como la intervención en la subregión de la Empresa de Desarrollo Agroindustrial que se crearía en Antioquia; la conexión de los municipios por medio de bulevares; y el desarrollo de un área metropolitana y una ciudadela en el Altiplano que, según Pineda, son la oportunidad para que intereses privados y externos al territorio intervengan las diversas actividades económicas, la infraestructura y el modelo de crecimiento y ocupación.

Área metropolitana
A la cabeza del proyecto están el gobernador Luis Pérez, el alcalde de Rionegro Andrés Julián Rendón y el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio del Oriente antioqueño, Rodrigo Antonio Zuluaga Mejía. En teoría, el área metropolitana integraría a todos los municipios del Oriente antioqueño en temas de desarrollo, infraestructura, servicios públicos, transporte, seguridad, agricultura, y medio ambiente. Así, se crearían empresas o entidades públicas regionales encargadas de estos asuntos, aunque para el caso ambiental, seguiría siendo Cornare la autoridad, dado que el Oriente antioqueño no supera el millón de habitantes.

La preocupación de las comunidades y de muchas organizaciones sociales de la subregión, radica en que con este proyecto quedan en vilo temas como la autonomía municipal. Según lo manifiesta Juan David Arias, habitante de Rionegro e integrante del Movimiento por la Defensa del Agua, la Vida y el Territorio en el Oriente antioqueño – MOVETE –, genera dudas en la población que se crearía un órgano supramunicipal de planeación, es decir, un municipio núcleo cuyo alcalde tendría capacidad de veto e intervención en las competencias municipales, y poder de decisión sobre asuntos estratégicos de la región. En este caso, el municipio núcleo sería Rionegro.

Este asalto a la autonomía territorial está sustentado, según lo explica Pineda en que mientras la ley orgánica de planes de ordenamiento territorial -ley 388 de 1997- “faculta a los municipios la regulación del uso del suelo en su jurisdicción y establece mecanismos para generar una participación -relativa- de la comunidad en ese proceso, desde la elaboración, aprobación y seguimiento a su ejecución, por otro lado, con la figura de área metropolitana sería la Junta Metropolitana quien asume esa función de ordenar el territorio a partir de los Planes Integrales de Desarrollo Metropolitano, de obligatorio cumplimiento para los municipios que la conforman”. Esta junta está integrada por los alcaldes de los municipios que conforman el área metropolitana, un delegado del concejo del municipio núcleo, un delegado de los demás concejos municipales, el director del área metropolitana y un delegado de organizaciones sin ánimo de lucro asentadas en el territorio.

El asunto, manifiesta Pineda, es que “el alcalde del municipio núcleo cuenta con poder de veto frente a estos planes (artículo 19, ley 1625 de 2013), lo que le da una alta incidencia en la definición del modelo de desarrollo territorial que como área metropolitana se proyecta, y esta es una situación que afecta la autonomía municipal de los demás municipios que la conforman”.

Con todo esto, también genera preocupación en las comunidades el futuro de la vocación agrícola y tradición campesina que ha tenido históricamente esta subregión. Según manifiesta Benito Guarín, presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores del Oriente Antioqueño –Asoproa–, “la dinámica del área metropolitana en el Oriente implicaría que el campesino deba desplazarse, o ser cada vez menos campesino, para que puedan ser implementados todos los proyectos de infraestructura, expansión urbanística y corredores viales. También, hay una amenaza clara sobre el agua, porque desaparecerían los acueductos veredales, que son una de las apuestas y proyectos fuertes de las comunidades en este territorio”.

¿Qué sigue?
El pasado 5 de mayo se realizó en el municipio de Granada una reunión entre el Gobernador de Antioquia Luis Pérez Gutiérrez y los alcaldes del Oriente antioqueño, en la que firmaron un acuerdo de voluntades. Según la ley, el siguiente paso debería ser que el comité promotor radique ante la Registraduría Nacional del Estado Civil el proyecto de constitución de área metropolitana. Luego de este proceso se convocaría a una consulta popular en los municipios que conformarán el área, con un plazo de entre 3 a 5 meses. Esto quiere decir que si alcaldes y gobernador quisieran, el Oriente antioqueño sería un área metropolitana antes de terminado este año.

Este proyecto, sin embargo, no ha sido socializado con las comunidades y habitantes del Oriente antioqueño, con el fin de debatir sobre sus implicaciones o las diferentes visiones sobre él. Por eso, cuestiona Pineda: “Si el eje del Plan de Desarrollo es el posconflicto, ¿crear figuras sin una construcción colectiva con las comunidades no generaría mayor conflicto? Es importante que la planeación de los territorios no se desarrolle de manera aislada, en este sentido pueden ser interesantes los procesos de construcción colectiva del desarrollo, pero esta necesidad de pensar el desarrollo conjunto no puede condicionar el modelo de desarrollo de cada municipio en función de uno solo, y menos reducir la construcción futura del desarrollo a sectores económicos representados en los alcaldes, sin tener presente otros sectores sociales, comunitarios, culturales y académicos, con otra visión frente al territorio, la forma de habitarlo, soñarlo, construirlo”.

Share this article

Login to post comments

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.